29 de abril de 2017
29.04.2017
EN CANAL

Mi casa, tu casa, tu casa

29.04.2017 | 02:58

Pepe Navarro de compadreo con Bertín Osborne anteayer en "Mi casa es mejor que la tuya". Dos corazones salvajes a tumba abierta en horario de máxima audiencia. Podemos potar directamente o podemos ir más allá.

"Tu casa no es ni la mitad que la mía" había ido perdiendo seguimiento, pero con Navarro de malote arrepentido confesándose con un señorito pata negra el programa volvió a campear recordándonos, otra vez, cómo está el patio. Podemos lamentarnos o podemos ir más allá.

"En mi casa planto el sofá donde me sale de las narices" simula la intimidad de un confesionario y la sinceridad de una vieja amistad, pero solo es un decorado. Por él desfila una retahíla de personajes que, según su interés o la situación de su carrera, lo usan de plataforma para su autopromoción o de púlpito para lavar su imagen y vendernos que, riéndose con la franqueza que se ríen, debemos confiar en ellos y comprarles el coche de segunda mano que nos venden. En el caso de Navarro, la responsable paternidad de su no paternidad. Podemos salir corriendo o podemos ir más allá.

Además del peligro que encierra en sí mismo, "En tu casa no abrazas los cojines como yo en la mía" anteayer tramaba algo. ¿Un culebrón? (Ivonne Reyes desfila por la cadena contando en otros espacios su versión, Navarro cuenta aquí la suya, al hijo lo ignoran hasta que cumpla dieciocho: un culebrón es más rentable si da audiencia sin necesidad de rodarlo). ¿Un 'late show'? (Navarro pelotillea a Bertín y su programa. Bertín añora aquel "Mississippi" que lanzó a Telecinco al agujero negro donde aún orbita. Navarro suspira por volver. Bertín da la peor respuesta posible: "¿Quieres que hagamos un 'late night'?"). Podemos morirnos o podemos ir más allá.

Ocurre esta semana: en "Late motiv" falla un vídeo. Buenafuente se mete al público del plató y al de casa en el bolsillo improvisando una imitación de Pepe Navarro cuando le fallaba algo. Televisión en estado puro, destilada, de la de verdad. Su casa sí es la nuestra, quedémonos con esto.

www.antoniorico.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook