16 de febrero de 2017
16.02.2017

En colectivo a Madrid

16.02.2017 | 02:56
Ya van siendo menos. Últimamente las jubilaciones en el Concello de Cangas se suceden a un ritmo frenético. Le tocó esta vez a la trabajadora Josefa Rial Mariño, que estaba destinada en el departamento de Obras y Servicios. El alcalde le entregó un regalo en nombre de todos los trabajadores.

Excepto el alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, que anunció en su agenda su visita a Madrid para testificar ante la Audiencia Nacional, los demás, que son muchos, prefirieron guardar silencio. Fue una pena que no se organizara bien todo, porque se podría haber alquilado un autobús, como si fuera para ver al Real Madrid o al Atlético. Claro que hubo alguno que ya fue a declarar hace dos años aproximadamente. Si es que no se está por ahorrar. ¿Qué trabajo costaba que los de Cangas fuera a declarar todos en un día? Así no se promociona el transporte colectivo.

El retorno de Camaño

El polifacético artista cangués, Camilo Camaño, empieza a salir de su retiro, ese al que se acogió después de su jubilación. Tras un tiempo sosegado el artista volvió hace unos días acompañado al escritor Vázquez Pintor en la presentación de su nuevo libro y ayer lo hizo para promocionar su museo A Mangallona. Y promete ayudar en la Bienal de Arte. Es el retorno de Camaño.

El Circo del Mar

En la corporación de Cangas ya tenemos, titiriteros, trileros y equilibristas. A este paso se puede montar un circo, pero sin animales, que está prohibido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook