Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caramés, el Marco y el arte feminista

Andaba ayer al borde del ataque de nervios mi amiga Ánxela Caramés, comisaria de la exposición que se inaugura hoy en el museo Marco,de título "Más allá de los géneros, prácticas artísticas ferministas en Galicia". Claro,Ángela ha hecho un agotador trabajo de mapeo por toda Galicia, revisando desde los 90 esas prácticas artísticas feministas que no solo han hecho mujeres sino hombres. Un interesante investigación en la que veréis obras tanto de Lara Bacelo como de Xoan Anleo, de Salvador Cidrás como de Claudia Brenlla, y así varias decenas. ¡Muy buen trabajo,Ánxela!

Pasión de un suizo por Hío

Muchos no conoceréis a Bruno Kammerer,así que os cuento que es un suizo que por su amor y fidelidad a nuestra tierra merece título de gallego porque cada año desde hace muchos vive en Hío varios meses, cultiva vino allí, fue amigo de Fraga aunque sea un hombre de izquierdas... Kammerer tiene una historia tan rica desde su nacimiento en Zurich, ciudad de la que fue concejal, o desde su llegada a España tras el Cordobés en los 60, que un día compondremos una de nuestras Memorias con ella. El otro día estaba en el club FARO en primera fila para oír a su amiga Rosita, como él llama a Rosa Montero. El cultivo del vino en una finca de Hío es una de sus viejas obsesiones y como experimento elaboró el año pasado un vino "Rosado Atlantico Gallego" con 70% de uva Tinta Femia, 15% de Merlot y 15% de Barbera, todos crecidos en los arenales de Donón/Hío encima de la playa de Barra. Piensa embotellarlo en junio. Ya véis qué tipo singular.

Y Amarelo que se fue

A Kammerer le haremos sus Memorias y el otro día hablamos para lo mismo con Amarelo de Castro, el que fue abogado, parlamentario y encargado de las relaciones de Galicia con la emigración. ¡Cuántos millones de kms. aéreos tuvo que volar por ese cargo, de uno al otro lado del charco! Aprovechando que estaba conmigo además de Lois Pérez Leira su amigo Luis Vaamonde, que viaja tanto como hacía él por los mismos escenarios de la emigración gallega, le llamó para proponerle de mi parte una cita para que nos contara sus ricas memorias. Nos dijo que estaba desganado hasta para eso, que andaba flojo del corazón... en fin, que tenía razón: murió a los dos días de nuetra llamada. Él perdió la vida, Luis a un amigo y yo sus Memorias para FARO.

Compartir el artículo

stats