Dice avecilla que si fuera vosotros no solo estaría atenta al viaje de O Noso Presidente por Méjico y Panamá y a su balance, sino al retorno, para ver qué tarjeta le saca a Abelbis. Sí, sí, al soeciata Losada, que hace unos meses -y quizá cumpliendo órdens, entonces, de Pachi- se tomó de cogna lo de Pemex y dijo que tendría que justificar y explicar el fracaso. Ahora la gira fue para -aparte de dar las gracias por el éxito ya conseguido- amarrar -en el buen sentido, claro- más encargos para el sector naval gallego. Y a ver...

Conste que la cosa tiene bastante buena pinta, a pesar de que el objetivo es ambicioso: lograr contratos para astilleros públicos y privados de aquí para que se construyan buques de porte medio al menos. Y, eso aparte, usía va a respaldar gestiones para que Galicia sea sede de una especie de simposium internacional de economía que pondría en primera línea de atención al nuevo sistema financiero gallego. De ahí que, si sale, a Losada le puede caer un duro chaparrón por estribor. Uyuyuy...

Mientras, Anacleto le sigue el rastro a un rollo que apunta a que, para el caso de que vea que no recuncará en la Cámara dentro de dos años, y si sigue en la política, antes se le ofrezca -a Abelbis- lugar destacado en la lista local olívica del Pesoe y después, chí lo sá. Porque como inforna el agente secreto, circula por la corte el rumor de que alguien escuchó a un poncio xunteiro decir que podría ser posible que Abel the One compita en su momento otra vez por la silla de San Caetano. Y olé...

Para rematar por hoxe con Vigo, avecilla insiste de que hay una intoxicación por ahí que distorsiona mucho la realidad. Nace, of course, en alguna parte de las tierras altas ubicada dónde habita el lobby del norte, desde donde se envían mensajes acerca de que el pacto olívico no tiene el visto bueno del mando supremo pepero. Lo que el pájaro supo es que existen dudas en el staff del montepío de que el acuerdo beneficiase sobre todo a Abel, pero el que manda manda y dijo que avante y a ver. Casi como una prueba del nueve. ¿Capisci?