13 de marzo de 2011
13.03.2011

El terremoto de Japón

Federico Vilas Martín - Catedrático de Geología en la Universidad de Vigo

13.03.2011 | 01:04

El terremoto del 11 de marzo de 2011 ha sido el de mayor magnitud ocurrido en Japón en los últimos 140años. El epicentro del temblor fue en la costa del este de Honshü. Se calcula que ha dejado centenares de perdidas humanas, cientos de desaparecidos y cientos de millones de dólares en pérdidas. La magnitud de 8,9 lo convirtió en el terremoto más potente sufrido en Japón hasta la fecha, así como el quinto mas potente del mundo de todos los terremotos medidos hasta la fecha.
Desde 1973 la zona en donde se ha originado el terremoto, la zona de subducción denominada como Fosa de Japón (donde la Placa del Pacífico subduce bajo la Placa continental euroasiática), ha experimentado 9 eventos sísmicos de magnitud 7 o superior. El mayor fue un terremoto ocurrido en diciembre de 1994 que tuvo una magnitud de 7.8, con epicentro a unos 260 km al norte del terremoto del ocurrido ahora, el cual causó 3 muertos y unos 300 heridos. La fosa de Japón es una de las causas de los tsunamis y los terremotos en Japón.
Como es sabido, la causa de los terremotos y los tsunamis que pueden asociarse a ellos, encuentra su explicación en la teoría geológica de la tectónica de placas, que explica la forma en la que se encuentra estructurada la litosfera, es decir, la parte mas fría y rígida de la Tierra. Esta teoría explica que la superficie de la Tierra se encuentra dividida en una serie de placas que se desplazan sobre una parte fluida llamado manto terrestre, según determinadas direcciones, interaccionando entre si y dando lugar a las cadenas montañosas, a los terremotos, los volcanes y las fosas submarinas que se sitúan junto a islas y continentes.
El desplazamiento de las placas se realiza en diferentes direcciones, dando lugar, entre otros, a movimientos de divergencia, es decir que se mueven en direcciones opuestas y de movimientos de convergencia cuando por el contrario colisionan entre ellas. En las regiones del planeta en los que se produce la convergencia una de las placas subduce (se hunde por debajo de la otra). Cuando dos placas con corteza oceánica colisionan una placa subduce bajo la otra iniciándose la fusión y la actividad volcánica. los volcanes crecen desde el fondo oceánico originando cadenas de edificios volcánicos que emergen como islas conocidas como arco de islas volcánicas. Estos arcos están situados a 100-300 km de la fosa submarina que se forma en el punto de subducción. Son ejemplos de archipiélagos originados así las Aleutianas, las islas Marianas, Tonga, Japón y las islas de Sonda, y las fosas asociadas a ellos.
El tsunami
Tras el sismo se generó una alerta de tsunami o maremoto para la costa pacífica de Japón y otros países. La alerta de maremoto emitida por Japón fue la más grave en su escala local de alerta, lo que implica que se esperaba una ola de 10 metros de altura. Es un evento complejo que da lugar a olas de gran energía y de tamaño variable que se producen cuando algún fenómeno extraordinario, movido abruptamente en sentido vertical desplaza una gran masa de agua. Se calcula que el 90 por ciento de estos fenómenos son provocados por terremotos.
La energía de un tsunami depende de la amplitud de la onda y de su velocidad. Es frecuente que un tsunami que viaja grandes distancias, disminuya la altura de sus olas, pero mantenga su velocidad, siendo una masa de agua de poca altura que arrasa con todo a su paso hacia el interior.
Existe una larga lista de maremotos y tsunamis ocurridos en el pasado. De ellos, y por proximidad geografica se puede citar el ocurrido en Lisboa el 1 de noviembre de 1775 al que se le ha atribuido una magnitud de 9 en la escala de Richter (no comprobada ya que no existían sismógrafos en la época), que tuvo su epicentro en la falla de Azores. Gibraltar. Además de destruir Lisboa y hacer temblar el suelo de media Europa, el terremoto produjo un gran maremoto que afectó a todas las costas atlánticas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook