08 de marzo de 2010
08.03.2010

Europa, también, en clave femenina

Carmela Silva - Portavoz del Partido Socialista en el Senado

08.03.2010 | 07:30

Hoy, celebramos el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Es un día óptimo para que el conjunto de la sociedad se reafirme en el compromiso con la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres.
España ha asumido en este primer semestre del 2010 la Presidencia Europea, que se centrará en la lucha por la recuperación económica y el impulso a un nuevo modelo de crecimiento económico basado en la innovación y en la creación de empleo de calidad.
Así, la crisis tiene que representar una oportunidad para avanzar hacia una nueva organización social y económica. Hemos de hacerlo eligiendo la dirección adecuada y un elemento clave es, sin duda, tener en cuenta la perspectiva de género.
Por ello, para el Gobierno de España la transversalidad del principio de igualdad constituye un objetivo clave.
Necesitamos un modelo sostenible desde el punto de vista económico, medioambiental, pero también desde el punto de vista social: un modelo que promueva la estabilidad en el empleo, la cohesión social y la igualdad de oportunidades. Eso implica necesariamente la igualdad entre mujeres y hombres para incorporarse al mercado de trabajo y para asumir puestos de responsabilidad en la esfera empresarial. En la actualidad el 58 % de las mujeres de la Unión Europea obtienen títulos superiores y suponen el 41% de los licenciados.
¿Es racional que se desaproveche todo este caudal de inteligencia? La respuesta es obvia: NO. Por este motivo se hace imprescindible que incrementemos la tasa de actividad femenina. Para lograrlo hay que prestar una atención especial a las medidas para eliminar las brechas salariales, el trabajo a tiempo parcial, la igualdad de oportunidades en el mundo empresarial y la corresponsabilidad en el ámbito familiar.
Si estas medidas son una cuestión básica, no lo es menos la apuesta decidida por la erradicación de la violencia de género. Uno de nuestros objetivos es plantear la creación de un observatorio en el marco de las funciones desempeñadas por el recientemente creado Instituto Europeo de Igualdad de Género; un observatorio que permita la elaboración de indicadores comunes: datos, informes, estudio comparativo sobre las legislaciones en cada país, así como propuestas conjuntas frente a este tipo de violencia. Además, se propondrá la creación de una orden de protección europea que garantice el derecho de las víctimas a ser protegidas en cualquier Estado miembro y la reserva de un teléfono único y gratuito europeo con el fin de dar información y asistencia a las víctimas.
Otra de las iniciativas políticas que hoy quiero subrayar, son las que se refieren a la lucha contra los estereotipos sexistas en el ámbito de la comunicación o el impulso a que en la elaboración de presupuestos se introduzca la perspectiva de género. Estos dos temas también se están trabajando en el marco de la agenda europea de la igualdad entre hombres y mujeres.
Con estas iniciativas y otras muchas que se están debatiendo y desarrollando pretendemos que Europa, también, se construya en clave femenina. Sólo así podremos avanzar hacia la Europa de los derechos, la Europa social que todos demandamos. Una Europa inclusiva donde caminemos hacia la erradicación de todo tipo de discriminación.
El camino es complicado pero la voluntad de recorrerlo es profunda. Hoy es un buen día para que todos sepamos que España considera que la apuesta por la igualdad de las mujeres es un objetivo prioritario de nuestra Presidencia en la Unión Europea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook