07 de marzo de 2010
07.03.2010

Mira Vigo

Fernando Franco

07.03.2010 | 07:30
¡Ah, mujeres! No se quejará binomio masculino en tal compañía femenina pero las traemos aquí porque, desde aquellas legendarias aguadoras del antiguo Balneario de Mondariz hasta hoy, en que un 75 por ciento son mujeres, han pasado por allí tres generaciones femeninas. Y la casa les hizo un cariño a la sombra del Día de la Mujer Trabajadora.

Donde Baez pone su culo

No soy hombre dado a cultivar mitos ni a admirar más que lo justo, ni a coleccionar autógrafos. No me muevo ni cien metros por un tipo famoso por su talla artística o intelectual si no tiene nada de que hablarme y, por supuesto, soy capaz de dar un rodeo de kilómetros con tal de no pasar junto a uno de esos nuevos famosos de pacotilla que crea la televisión, igual que me niego ir a jurados donde estén famosuelos de la tele. Eso sí, menos con Joan Baez (digan lo que hayan dicho por la radio de ella unos encantadores chavalillos a los que le faltan años y perspectiva). Yo, que he sido cliente diario e intensivo de la peluquería de Mara Costas, no le perdono que no me haya avisado de que esperaban allí, acompañada de la promotora Raquel Seijo, de Sweet Nocturna, a esa diosa cuya música tanto nos amparó en años mozos y contraculturales dejando memorias de amores y combates. Aunque se hayan sentado allí culos como los de Nuria Espert, Lucía Bosé, la ministra Salgado o Lola Herrera, no es lo mismo. Propongo a la peluquería que una placa en el sillón que utilizó diga "aquí se sentó Joan Baez" porque donde pone su culo la diosa, se convierte en objeto de museo. Y que lo deje sólo para exposición o, si acaso, de uso para fans con recargo del 80 por ciento. Igual le digo a Carmiña, la del Mosquito, por donde tantos grandes culos han pasado. Mara, yo ya no te vuelvo por no avisar.

Mariñando a Arria

"Mariñando a arria" significa en el lenguaje de los canteros "trabajando la piedra" y ese es el título de la exposición que presentó ayer en la Casa do Curro (Plaza Deu-La Deu) de Monçao el médico radiólogo Mario Hortas, con no poca gente llegada de Galicia. Esculturas de pequeño o medio formato que son verbalizaciones pétreas de sus sentimientos. Mario pertenece a esa saga de médicos artistas que pronto tendrá libro recopilatorio en Galicia, y la literatura y la música son otras de sus pasiones, que vierte con otros en revista propia.

No es lo mismo sin "Lúa"

Hace 5 años que la adoptasteis igual que a tres perros anteriores y le pusisteis "Lúa". Carecía de pedigree pero le sobraba alegría y toda tu familia la consideraba una más de la casa. Pero aquel fatídico domingo, Silvia, cariño, Lúa entró en convulsiones y abandonó este mundo, os abandonó a vosotros con iguales síntomas de envenenamiento que Rex, otro perro vuestro. Indeseables, sin nivel siquiera de hijos de perra los que lo hicieron, los que os robaron su energía desbordante y su júbilo inagotable. Los que te hicieron llorar, Silvia.

Una mini Atenas cultural

Y ya recibí los números 7, 8 y 9 (en un solo ejemplar) de la Revista de Estudos Miñoranos que dirige Carlos Méixome. Siempre me asombra tanto la erudición de algunos trabajos como el valor antropológico de otros hechos cuerpo a cuerpo entre las gentes. El Val Miñor ha tenido suerte de que el azar haya llevado a residir allí a tanto profesor y estudioso y que se haya creado una pequeña Atenas cultural que respalda esta revista y que tanta luz aporta sobre el pasado del valle. Enhorabuena a los de REM. Y me pongo a leer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine