05 de marzo de 2010
05.03.2010

Mejor dejar las purgas

Pedro de Silva

05.03.2010 | 07:30

Levantada la veda de cómplices del comunismo en Europa del Este, ¿quién se sentirá a salvo? El poder totalitario busca complicar a todo el mundo, salvo a una pequeña minoría satanizada, y anota en sus archivos cuanto sabe de cada uno. A Kapuscinski, premio "Príncipe de Asturias", le acusan en Polonia de haber librado hasta ahora gracias a haber fabulado su propia historia. El último premio "Príncipe", el enorme Ismail Kadaré, adiestrado para escritor en el Instituto Gorki de Moscú, lo hizo mejor: se autoexilió a París cuando el barco se iba a pique y noveló con alto estilo su disidencia "mental". ¿Se puede reprochar a alguien no haber sido resistente activo? Entre la militancia en la opresión y la resistencia heroica, negro y blanco, hay una gama de grises en la que la mayoría se mimetiza y sobrevive. Si en España jugáramos al estilo polaco respecto del franquismo, se armaría una buena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook