29 de abril de 2009
29.04.2009
Crónica Política

Los resbalones

Javier Sánchez de Dios

29.04.2009 | 02:27

Pues la verdad es que no ha estado muy afortunado, el señor conselleiro de Medio Rural, en esas sus declaraciones a este periódico sobre la conveniencia de cerrar explotaciones ganaderas en Galicia, por más que matizase que el objetivo era reforzar bastante las supervivientes. En un momento en el que el desempleo azota como azota, además ha sido inoportuno, aparte de políticamente algo torpe, al decirlo en el día en que abrió el diálogo con los sindicatos agrarios.
Y no se trata, conste, de criticar porque sí a don Samuel, cuya opinión coincide quizá con la de algunos expertos en la materia. Lo malo -o lo peor- es que son, los especialistas, de las filas neocon, que despiertan -con algo de razón, aunque ésa es otra historia- a día de hoy antipatías y un amplio rechazo entre los afectados por la crisis. Que son cada día más y por ello forman una corriente que ha de tenerse en cuenta para las ayudas y para los votos.
Claro que como las desgracias -aunque sean dialécticas- nunca vienen solas, la visión economicista del señor Juárez choca con una realidad: que, aplicándola más o menos a rajatabla, sus predecesores en la fe conservadora llevaron al adelgazamiento estricto del sector lácteo sin que hasta ahora se hayan visto los beneficios. Predicar de nuevo algo parecido resultaría, además de todo lo dicho antes, temerario, que es otra de las características que un gobierno no se puede permitir en estas circunstancias.
Y hay que añadir algo todavía, incluso a riesgo de excederse un poco en el flagelo al nuevo conselleiro: eliminar explotaciones ganaderas conlleva el riesgo de que se acelere el proceso de desertización del interior y, por tanto, se agudice el desequilibrio de Galicia, cuyo crecimiento razonable pasa por la fijación de población rural y no su desplazamiento a la costa. Eso debería saberlo, y es seguro que lo sabe, don Samuel Juárez, que tendría que atender ya, como máximo responsable que es, no sólo a lo que dicen los libros de economía agraria, sino a lo que el sentido común del gobernante sensato aconseja.
Ya puestos, alguien debería aconsejar a varios integrantes de la nueva Xunta que midan mejor sus primeras afirmaciones y sus entusiasmos de novato: a esta boutade del señor conselleiro de Medio Rural habría que añadirle lo de las ayudas directas a la compra de automóviles que anunció desde Industria don Javier Guerra y que luego hubo de matizar en cuanto al origen de los fondos. Y son ya dos resbalones.
¿Eh...?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine