29 de julio de 2008
29.07.2008

MIRA VIGO

29.07.2008 | 02:00
De bodas Aquí no solemos dar fotos de novios pero esta boda lo merece por su singularidad. Se casaron el sábado y lo celebraron en el pazo redondelano de Torres Agrelo la viguesa Judith Moscoso y el irlandés Robert Hamilton. Él, con falda. Ella católica y él protestante, la ceremonia incluyó los dos ritos y fue amenizada por el Coro Rociero de Vigo. ¿Es posible más mestizaje? Por algo dijo el cura en el sermón que esta era una boda poco común. Ambos viven en Escocia y el novio trabaja como ingeniero en una plataforma petrolífera.

Fernando Franco

Baíña, de música y palabra
Estuvimos el sábado en su hermosa casa de Baíña, en Baiona, allá desde donde las islas Cíes adquieren una visión singular y esplendorosa. Estuvimos en esa fiesta que cada verano celebra Mary Carmen Salgueiro y ese cirujano digestivo de profesión y de vocación amante de la cultura, apasionado orador con voz de bajo apta para representar a Sarastro en La flauta mágica, tertuliano fogoso y enamorado de los clásicos que es Julio Estévez. Una fiesta en la que a todo ello añade una pasión filial que desde hace 12 veranos se traduce en un concierto de jóvenes intérpretes en su propia casa con sus hijas (de cinco, tres volcadas en el arte) como protagonistas y que le da al encuentro una calidad y calidez artística entrañable. Oímos a Begoña Estévez, soprano, cantando maravillosa a Verdi o Puccini, a una sorprendente Julia Estévez con su flauta sola pero también en cuarteto con viola, cello y piano acompañada de Paula Santos, Javier Gómez Madrigal y Mario Rosado... y hasta oímos el debut ante la batería de su nieto Alexandre Martínez. En el catálogo, los cuadros de Menca Estévez que se exponen ahora en el Parlamento Europeo. Julio no sólo hizo un ensayo al piano sino que disertó,emotronante, lo justo ante decenas de invitados como Mariluz Montes, Vázquez Almuíña, Juan Viéitez, Zulueta de Haz, Javier de V. Remesal, Else Ketele, Alberto Gago, Amparo Salgueiro, Antonio Mínguez, Rosa Moreira... Luego vino la cena (con pulpeira), los fuegos de artificio y la palabra en una noche abierta y estrellada.

El caso de "los jilgueros"
Y ya que hablo de la fiesta juliana. Si oís alguna vez hablar en Vigo de "los jilgueros" no creáis que es un complejo hostelero o una sociedad ornitológica sino, si acaso, una sociedad galénica. Ayer estaban en esa fiesta médicos como Pedro Gil, Paco Rey, Juan Mata, Eduardo Novoa... que forman parte de lo que desde hace unos 18 años es una peña fiel, cada uno con área de responsabilidad sanitaria en Vigo y entre los que está Julio Estévez. Curioso. A pesar de tanto tiempo no han caído en rencilla profesional alguna, se llevan estupendamente y cada año se reúnen todos con sus "partenaires" en el juego amoroso para hacer un viaje por el extranjero y algún otro por el interior de España. Bien.

Una boda en la fortaleza
En esa fiesta juliana charlé con José Manuel Viéitez, con quien compartí promoción en los Jesuítas, y que no respira de avión en avión por el mundo como gerente de ANFACO, la asociación nacional de conserveros. José Manuel y su mujer tienen una cita inevitable el 30 de agosto en el Parador Nacional Conde de Gondomar. A ver si no, casándose su hija Genoveva Viéitez Malvar(27), que debe ser la niña de sus ojos, con Luis Gonzaga Martínez Riesgo (33), que igual que ella trabaja para Inditex. Sé que habrá por allí unos 200 invitados, inevitablemente conserveros muchos, como Chicho Calvo, Jesús Alonso, Juan Cerqueira... pero políticos otros como Caballero, Porro, Ana Pastor... ¿Luna de miel? A las Maldivas.

Un trío en el colmenar
Comí el domingo en O Colmenar da Axubiada, ese restaurante sito en el barrio de Feira, en Couso (Gondomar), una carne fileteada a la piedra que me dejó agradecido el paladar. Abierto en 1997, Juan Carlos (en la cocina), Mingos y Manolo son los que sacaron adelante con mucho mérito este restaurante de amplio espacio, larga carta, precios medidos, clientela que mezcla lo popular con otros estratos, cocina tradicional, buen aparcamiento con vistas al valle y un diseño de interiores con la piedra y madera como protagonistas que no quiere ser de esos modernos de diseño pero tiene una diversidad de espacios confortables. Hasta un pub propio tiene en el terreno. Se merece una felicitación el trío "colmenarejo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook