05 de julio de 2008
05.07.2008

Cabeza caliente, pies fríos

05.07.2008 | 02:00

Antonio Casado

Del reciente debate en el Congreso sobre la crisis económica esperábamos el fin del síndrome del piloto borracho que afecta al ciudadano cuando mira hacia el Gobierno en busca de soluciones para salir del bache. Eso, como mucho. Como poco, que la confrontación política en la Cámara no empeorase las cosas. Creo que solo hemos logrado lo segundo.
El miércoles pasado fuimos testigos de una nueva entrega de voluntarismo y camuflaje semántico por parte del presidente del Gobierno. En consecuencia, la sesión extraordinaria nos dejó más o menos como estábamos, con la cabeza caliente y los pies fríos porque, en general, tanto Rodríguez Zapatero como el resto de los portavoces parlamentarios volvieron a recrearse en la mera descripción de los síntomas.
Nada nuevo en cuestión de terapias. Nada distinto al repertorio de decisiones adoptadas por el Gobierno en sus dos últimas tacadas. Por un lado, las "35 medidas para el impulso de la economía", una recopilación de medidas ya aprobadas a principios de esta Legislatura y al final de la pasada. Y por otro, las 21 nuevas medidas anunciadas por Zapatero en el Informe Económico del Presidente del Gobierno 2008, presentado hace apenas quince días en el CES (Consejo Económico y Social).
Tampoco había nada novedoso en las medidas presentadas por el PP en documento entregado aparte a los periodistas, mientras Rajoy se explicaba en el hemiciclo. Sus propuestas consisten en rebajar impuestos a las empresas, limitar los precios en sectores regulados, reducir el gasto público, aumentar las deducciones por las hipotecas y favorecer la competencia.
Mientras tanto, la caja negra de la economía nacional sigue llena de víboras. Cuando a Zapatero le da por meter la mano, las cifras le clavan los dientes. Cada vez más afilados, como los de un gato salvaje. Las últimas fueron las del desempleo registrado en junio. Casi 37.000 parados más, algo insólito en una potencia turística a las puertas del verano. Y vamos de nuevo hacia los dos millones y medio de parados, una pesadilla olvidada de nuestra reciente historia.
Ese dato desmiente el carácter discutible que Zapatero le atribuye a la crisis económica. No hay nada que discutir cuando suena tan cerca el clarinazo del paro. Un indicador contante y sonante del mal funcionamiento del sistema productivo pero, sobre todo, el gran precursor del malestar social. Por tanto, podemos dar fe y levantar acta de la crisis con números y no con palabras. Cualquiera puede describir la crisis, detectarla, constatarla, pero no discutirla, porque la aritmética no engaña. A diferencia de la semántica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook