Vale que hay que madrugar y que las mañanas están frías, pero la ocasión merece la pena.

A las ocho y media comienza en la bombonera municipal, que oficialmente se llama Sala Museo, un pleno histórico.

Por lo visto sus señorías van a aprobar la o las medallas de la ciudad y la lista de Vigueses Distinguidos y, si no hay cambios de última hora, estarán PSOE, BNG y PG unidos frente al gobierno en minoría absoluta.

Lo que no fueron capaces de conseguir para mantener un gobierno de coalición, o formar otro, sacar adelante presupuestos o el Plan General, lo logra el Reglamento de Honores y cuando el mandato de esta Corporación está dando las últimas boqueadas.

En tan prodigioso milagro tiene sin duda mucho que ver la proximidad de las elecciones municipales pero con todo, no me negarán que es un acontecimiento...

Si no lo cazan a tiempo, carga en la furgoneta hasta las malas hierbas...

Quince plantas de temporada llevaba ya el individuo trasvasadas de la rotondita de la calle Rosalía Castro a su furgoneta, con matrícula portuguesa, cuando le sorprendió la Poli Local en pleno trasplante y le pidió que les acompañase hasta los juzgados para mostrar la cosecha. Si no lo cazan a tiempo, se lleva hasta las malas hierbas.

Esperemos que le salga tan cara la faena, que se le quite para una buena temporada esa pasión por la jardinería ajena. Y que sirva también de escarmiento en cabeza ajena para los aficionados a lo mismo, que algunos aún quedan por ahí locos por llevarse las plantas para casa. Y es que con gente así, es imposible.