Gustavo Nieves quedó octavo en el maratón T12 (deficiencia visual). El lucense residente en Vigo realizó su mejor marca de la temporada (2,32:08). Los corredores afrontaron una áspera meteorología, con frío y lluvia. “Si lo llego a saber, en vez de entrenar en Barcelona o Madrid me hubiera quedado en Vigo”, se lamenta.

“Ha sido un año complicado por el COVID y las cinco semanas de burbuja, que me han venido mal; soy bastante callejero”, asegura sobre la concentración previa. Añade: “Tuve problemas físicos estos últimos meses, que se solventaron cuando solo quedaban cuatro semanas para entrenar y no pude hacerlo al cien por cien. Con todo esto, estoy contento. Vine a luchar por las medallas pero se acumularon circunstancias que han hecho que un octavo puesto sea satisfactorio”.

“Son mis quintos juegos. No sé si serán los últimos. A ver cómo me recupero. Quedan tres años hasta París. Tendré que pensarlo”, concluye.