Horas después de colgarse la medalla olímpica, Ana Peleteiro seguía dando botes, pero de alegría. Su felicidad se contagiaba por la radio y por la televisión con cada entrevista que concedía. Llegó un momento de la noche en el que la atleta de Ribeira solo decía que necesitaba irse a dormir para ver "que esto no es un sueño". La gallega dijo una y otra vez que se muere de ganarspor volver a casa para besar a los suyos, que ayer siguieron la competición en una pantalla gigante desde una plaza en Ribeira, y sobre todo a sus padres, Carmen y José.

De hecho, en una de las últimas entrevistas de la jornada en RNE confesó la promesa que le hizo su madre si regresaba a Galicia con una medalla. Lo explicó después de que un periodista le preguntase si se iba a tatuar el 14,87, la marca que le valió el bronce y el nuevo récord de España. "El 14,87 no me lo voy a tatuar, me voy a poner los aros olímpicos. Pero he de decir que mi madre, una persona antitatuajes, me prometió que si ganaba una medalla en los Juegos se la tatuaba, que lo escuche toda España", señaló Peleteiro.

Parece que la saltadora no va a dejar que su madre se eche atrás: "Voy a pedir cita con mi amiga Sara para tatuarnos juntas este verano". Y por si fuera poco, también le tiró la cuerda a su padre. "A ver si él también se anima, que seguro que sí", dijo.

Los tatuajes son una de las pasiones de Ana Peleteiro. La gallega tiene casi una veintena de dibujos por todo su cuerpo. En sus brazos destacan una mariposa y un tigre. Detrás de la oreja y en el hombro lleva la figura de la luna y también varios mensajes repartidos por otros sitios, entre ellos uno que pone "Wish you were here" ("Ojalá estuvieses aquí"), como la canción de Pink Floyd dedicada a Syd Barrett pero que en el caso de la ribeirense es una más que probable alusión a su abuela. Otros ponen "Why not" ("Por qué no"), "Saudade", "Vive" o "Be as you wish to seem" ("Sé como quieras ser").

En la misma entrevista también reveló que se ha planteado grabarse en su piel el nombre de su entrenador, el plusmarquista y medallista olímpico Iván Pedroso. El técnico para el que Ana Peleteiro solo tiene palabras de agradecimiento y admiración y que también entrena en Guadalajara a Yulimar Rojas, la atleta venezolana que ayer se colgó el oro y batió el récord del mundo.

Antes de terminar su intervención en RNE, Ana Peleteiro tuvo tiempo para hacer una última broma: "Después de ganar el bronce me tenía que haber bailado el 'Rakatá', pero no me dio tiempo y tampoco me pusieron música". El tema compuesto por Original Elías es uno de los que más suenan en la villa olímpica y que la propia saltadora de Ribeira bailó junto a las también atletas Lucía Rodríguez y Fátima Diame. Un baile que suma más de 300.000 visualizaciones y que pilló por sorpresa al autor del tema.