Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

atletismo

Ana Peleteiro busca el salto de su vida

La gallega disputa este mediodía (13:15 horas) la final de triple en la que aspira a subir a un podio para el que necesitará mejorar el récord de España que ella misma posee

Peleteiro, durante la calificación,

Peleteiro, durante la calificación, Efe

Ana Peleteiro tratará de saltar este mediodía a otra dimensión: aquella en la que habitan los medallistas olímpicos. La gallega compite a partir de las 13:15 (hora española) en la carísima final de triple salto, una prueba en la que el oro –salvo accidente– colgará del cuello de su amiga y compañera de entrenamientos, Yulimar Rojas, pero en la que el resto de plazas del podio aguardan por cuaquiera de las finalistas. Posiblemente solo Caterine Ibarguen (muy lejos de aquella versión que hace años rozó el récord del mundo de Kravets) y la finlandesa Makela parecen fuera de la pelea. El resto de saltadoras están en su derecho de soñar con el podio. También la de Ribeira. El único problema es que Peleteiro sabe que no llegará con estar a su mejor nivel de la temporada. El 14,62 que registró en la calificación del viernes (la mejor marca al aire libre de su carrera) seguramente no será suficiente. Incluso tampoco alcanzaría con el récord de España que ella misma posee (14,73 que saltó en pista cubierta). Las medallas estarán por encima de esos registros. Una dificultad abordable porque Ana Peleteiro llega como nunca a la cita más importante de su carrera. A sus 26 años vive su primera experiencia olímpica. Pudo ir, siendo una niña, a los Juegos de Londres pero la Federación lo descartó porque solo tenía 17 años y no querían cargarla con una responsabilidad excesiva; y no estuvo en Río debido a una crisis personal y deportiva. Pero en el último lustro la gallega ha encontrado la estabilidad deportiva y emocional que necesitaba. Su familia, sus amigos y el entorno que se encontró en Guadalajara, donde Iván Pedroso tiene instalado su grupo de entrenamiento, sacaron lo mejor de Ana. Hoy es una atleta fiable y a la que en absoluto asustan retos como el de este mediodía.

Rivales

Al margen de Yulimar Rojas, que tratará de lograr el oro y el récord del mundo de Kravets (15.50), hay tres finalistas que son la gran amenaza para Peleteiro. La americana Orji, la jamaicana Ricketts y la cubana Povea han saltado esta temporada por encima de los 14.90 metros y eso da una idea de lo cara que va a estar la pelea si estas atletas se acercan a su mejor versión. Por eso Ana Peleteiro arranca hoy con el convencimiento de que debe conseguir el mejor salto de su vida y luego esperar que le acompañen otras circunstancias. En la pista el viernes demostró sentirse a gusto y capacitada para firmar una actuación impresionante. Cerró la calificación con la segunda mejor marca de las finalistas, pero es una estadística engañosa porque muchas de ellas se limitaron a cumplir sin forzar ni gastar ninguna clase de fuerza. Hoy se verá dónde está cada una de ellas.

A mediodía Galicia detendrá buena parte de sus rutinas dominicales para sentarse a ver los seis saltos de la gallega (confiando que entre en una mejora que no va a estar barata teniendo en cuenta las marcas de las participantes) y soñar que ella sea la mujer que acabe por fin con la sequía del atletismo gallego en unos Juegos Olímpicos. Ninguno de sus paisanos ha sido capaz de subirse a un podio en la principal competición mundial. Desde hace tiempo ella parece predestinada a romper esa barrera histórica. Tal vez sea hoy.

Compartir el artículo

stats