En las finales de remo de los Juegos de Tokyo 2020, los tres equipos españoles compusieron una exquisita melodía. Los tres conquistaron el diploma olímpico y acumularon una experiencia sobresaliente de cara a un futuro que se presenta glorioso, teniendo en cuenta su juventud.

Virginia Díaz y Aina Cid cumplieron magníficamente en dos sin y con gran derroche fueron sextas en la final, y exactamente lo mismo Jaime Canalejo y Javier García, también sextos en una final olímpica a lo que hay que añadir el Diploma Olímpico para ambos equipos.

Y el doble-scull ligero del remero de Noia, Caetano Horta y Manel Balastegui de Banyoles que compitieron en la final B, hicieron el regatón de su vida. Con una salida explosiva y fulgurante se pusieron en cabeza, posición que nunca dejaron pese a los ataques de Polonia, Ucrania y Canadá.