golf

Portazo a Santiago Tarrío

La Federación reconoce un error por no haber enviado al gallego, a quien correspondía según el nuevo ranking, como recambio de Rahm

Jon Rahm. // EFE

Jon Rahm. // EFE / Redacciónn

Redacción

Jorge Campillo será el sustituto de Rahm en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El golfista cacereño se encontraba de vacaciones en una playa de Cádiz después de participar en el Open Británico. Ante lo precipitado de la situación el domingo se desplazó a Sevilla para realizarse la primera de las tres PCR que necesita para viajar a Tokio. El español se estrenará en unos Juegos este jueves.

La noticia del positivo por Covid19 de Jon Rahm sacudía como un tsunami en la madrugada española. Una noticia que significaba la renuncia obligatoria del número uno del mundo a la cita olímpica, circunstancia especialmente cruel para él, teniendo en cuenta que es su segundo positivo tras el detectado en el mes de junio.

“Sin tiempo material para encontrar un sustituto y cumplir todos los protocolos sanitarios que se exigen en los JJOO, el golf español estará únicamente representado, en categoría masculina, por Adri Arnaus”, informó la RFEG. En ese momento, mientras las redes ardían ante la supuesta falta de previsión de la delegación española, Jorge Campillo, inscrito en el último lugar de la lista de deportistas olímpicos se ponía en contacto con el presidente de la Federación para manifestar su deseo de apurar todas sus opciones de llegar a Japón antes del jueves y participar en el torneo.

“Haciendo las cuentas, era complicado que pudiera llegar un jugador con todos los protocolos sanitarios, de ahí que en un principio tomamos la decisión de no mandar a nadie”, explica desde Tokio, Nacho Gervás, director deportivo de la RFEG. Sin embargo, la firme decisión de Campillo cambia la perspectiva y se activan todos los protocolos para que pueda llegar a Tokio. Pero hay otro problema detrás, el siguiente jugador en el ránking es el gallego Santiago Tarrío y no Jorge Campillo.“El error es nuestro, no podemos ocultarlo”, admite Gervás. “Tenemos que entregar una lista previa con los posibles jugadores olímpicos. Es un protocolo incómodo para los jugadores, ya que tienen que estar monitorizados, rellenar formularios... y nosotros confeccionamos esa lista sobre el mes de marzo con cinco nombres entre los que no estaba Tarrío. En ese momento no estaba cerca de los primeros puestos”.

La Federación envió esa primera lista con los cinco mejores jugadores del ránking en se momento. La lista incluía a Rahm, Sergio García, Cabrera-Bello, Arnaus y Campillo. Pero las circunstancias hicieron que los jugadores españoles se fueran cayendo de la lista, mientras Tarrío conseguía dos victorias en el Challenge Tour y se convertía en el quinto jugador del ránking a finales del mes de junio.

Decepción de Tarrío

“Se confirma que no podemos ir, al no estar en la prelista que se hizo en marzo. Es una injusticia muy grande. Es cierto que entonces estaba lejos, pero todo mi equipo lo merece”. “Yo ni siquiera sabía que existía una lista, me sorprendía que nadie de la RFEG haya contactado con nosotros aunque sea para preguntar la talla de ropa, por si acaso... Obviamente, nunca he ido a unos JJOO y no se cómo funciona”, explicó.“Toca tener resiliencia. Estoy muy jodido, sobre todo por mi equipo. Era una oportunidad única, entiendo que es un error que puede suceder, pero es un error muy caro para mí y esto no hay forma de compensarlo. Tocar seguir trabajando e intentar estar dentro de tres años”, concluyó.