Juancho Hernangómez no podrá disputar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 por la negativa de su club, los Minnesota Timberwolves de la NBA estadounidense, y será sustituido por el nuevo jugador del Valencia Basket Xabi López-Aróstegui, según anunicó ayer el presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB) Jorge Garbajosa. “

“El 23 de julio por primera vez recibimos una notificación por parte de Minnesota Timberwolves no dando su permiso. Si el jugador estaba en Tokio es porque hasta entonces nunca recibimos un no para que disputara los Juegos Olímpicos, más bien lo contrario”, explicó el dirigente.

Garbajosa relató el proceso llevado a cabo por la FEB desde que el jugador se lesiona el 8 de julio en el amistoso contra Francia en Málaga, dolencia que entonces fue diagnosticada como una luxación acromioclavicular grado 4-5 en el hombro izquierdo.“Unas horas después de conocer la lesión, decidimos decir motu proprio que no podía participar cuando nos dicen que tiene que someterse a una intervención quirúrgica”, recordó el dirigente.

Según Garbajosa, Minnesota solicitó que el jugador viajara a Estados Unidos, pero al estar con dolor, la FEB propuso “pactar un médico en España que le haga las pruebas”, el doctor Emilio Calvo, que recibe “el beneplácito de los médicos de los Timberwolves”, aseguró.

Este doctor diagnostica que la lesión no es de grado 4-5 sino de grado 3, con lo que está de acuerdo el conjunto estadounidense, y se pone en marcha un tratamiento que no incluye cirugía, y un plan de rehabilitación antes del amistoso contra EE UU en Las Vegas.

El mayor problema es que hasta el pasado viernes no recibieron la negativa de Minnesota a que el alero jugara, lo que les deja con un margen ínfimo de actuación.“La primera vez que te dicen que no es el día 23, y es un no muy rotundo. El problema es que del 8 al 23 no hemos tenido más que un ‘seguimos adelante’”, insistió el dirigente.

En cuanto al estado del jugador, Garbajosa explicó que anímicamente está tocado. “Está triste, pasando un momento difícil, estás en Tokio y 10 minutos antes de la reunión técnica te quedas fuera. Es un golpe muy duro y lo único que queremos es que ya que no hemos podido conseguir que jugara, arroparle y cuidarle”, añadió.