Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estreno

'La Ruta': la serie del fenómeno del 'bakalao' como nunca se ha contado

La producción de Atresplayer Premium cuenta, a través de cinco amigos 'ruteros', una manera de vivir la fiesta que agitó Valencia y España | Àlex Monner, Claudia Salas, Ricardo Gómez, Elisabet Casanovas y Guillem Barbosa protagonizan la primera ficción sobre el fenómeno

Elisabet Casanovas, Àlex Monner, Claudia Salas y RIcardo Gómez, cuatro de los cinco protagonistas de 'La Ruta'.

Mencionar la Ruta del Bakalao (o Ruta Destroy) supone inevitablemente evocar ese fenómeno que llevó a miles de jóvenes de los años 90 a recorrer las discotecas valencianas ansiosos de vivir, de jueves a domingo, una fiesta 'non stop' con música machacona, alcohol y mucha droga. Una desmadrada procesión, en la que participaban ’ruteros’ de toda España, que en ocasiones tenía la muerte en la carretera como funesto broche final. Pero ese desenfreno lúdico solo eran los últimos coletazos de un movimiento multidisciplinar (de música, danza, diseño, moda…) surgido en Valencia a principios de los años 80, que rindió culto a la música electrónica y a la cultura club. Todas esas ‘rutas’ son por las que transitan los personajes de la serie ‘La Ruta’, que estrena Atresplayer Premium este domingo, 13.

La ficción, una creación de Borja Soler (‘Antidisturbios’), que también dirige algunos de los capítulos (de los otros se encargan Belén Funes y Carlos Marqués-Marcet), y Roberto Martín Maiztegui (‘Sushi’), cuenta la historia de cinco amigos a partir de una construcción narrativa que avanza hacia atrás: el primer capítulo corresponde a 1993, cuando el fenómeno comienza su declive y ellos ya han alcanzado la treintena, y va retrocediendo dos años en cada uno de sus ocho capítulos hasta colocarse en los años 1981-1983. Entonces eran unos jovencitos con ansias de comerse el mundo, que vieron en ese movimiento una manera de expresarse, liberarse y dar rienda suelta a su creatividad.

Los cinco 'ruteros'

Ellos son Marc (Àlex Monner), un ‘disc jockey’ que iba para informático hasta que su hermano, Lucas (Guillem Barbosa), también pinchadiscos y estrella de la noche ‘rutera’, le contagió su pasión por la música. En el primer capítulo, Marc, que tiene una profunda crisis de identidad, acepta con desgana un contrato en Eivissa. Es pura insatisfacción vital. “Se cuenta un poco las vicisitudes del ego creativo, de alguien que está buscando su voz como artista”, dice Monner. El destino de Lucas, que, en palabras de Barbosa “fuera es muy querido, reconocido y escuchado, pero en casa tiene conflictos por su homosexualidad”, ha sido aún peor. 

Antes de la partida de Marc, se reúnen todos para vivir su última fiesta, lo que sirve también para decir adiós a una época de su vida plagada de claroscuros. Su reencuentro con Toni (Claudia Salas), con la que había tenido una relación, destila esa amargura. Toni representa esa figura de la familia valenciana tradicional, la de la paella de los domingos, de la que quiere escapar"Encuentra en la Ruta un espacio de liberación y a gente que habla su idioma”, indica la actriz.

Núria (Elisabet Casanovas) es una niña bien con inquietudes artísticas que deberá “convivir con esos dos mundos tan opuestos”, detalla Casanovas. La joven había vivido salido con Sento (Ricado Gómez), un joven emprendedor que “buscará sacar beneficio de lo que está pasando en València”, según el actor, y acabará siendo representante de Marc. Además de los cinco protagonistas, figuran en el reparto Sonia Amarcha, Luis Bermejo, Victoria Oliver, Josep Manel Casany, Rosana Espinós y Nao Albet, entre otros.

La primera ficción

Una de las muchas virtudes de ‘La Ruta’ es que es la primera vez que se cuenta el fenómeno en forma de ficción. Hasta ahora solo parecía interesar la Movida madrileña. Pero Soler, como valenciano, sintió la necesidad de contar esa realidad. Él también partía de una idea estigmatizada de la que se fue desprendiendo tras investigar. Porque vio que no siempre había sido esa Ruta que mostraba en 1993 ‘Hasta que el cuerpo aguante’, el documental de Canal+ que diseccionaba las entrañas de aquel monstruo en el que se había convertido, y que marcó para la gente de la época un antes y un después. “La imagen que se creó de ese movimiento dilapidó que pudiera seguir su camino de vanguardia, que fue su origen. Ese documental hizo mucho daño”, lamenta.

Había que contarlo como no se había hecho hasta ahora, sí, y “vimos que la forma propia de hacerlo era para atrás”, explica Soler, que reconoce su complejidad. “Tiene su propia pericia narrativa”, añade. “Pero no la hemos escrito y luego le hemos dado vuelta", aclara, como se pudiera pensar. Para el joven/veterano actor que dio vida a Carlitos en ‘Cuéntame’, también ha supuesto un gran reto interpretativo. “La cosa era: vamos a marcar unas personalidades y luego tirar de la cuerda de dónde salen”.

Un viaje por la música

La Ruta es la historia de la evolución de unos jóvenes, de sus relaciones, pero también la de la música que se bailaba en aquellos 'centros de peregrinación'. “Uno de los grandes restos de esta serie es la banda sonora”, apunta Soler. Tanto como la ambientación de las disco ( Puzzle, Espiral, N.O.D., ACTV, Spook, Barraca, Chocolate...), algunas ya desaparecidas y otras con su interior totalmente renovado, y los cuidados estilismos que lucen actores y figurantes, con los que muchos se sentirán identificados. “Hemos hecho una construcción musical muy bonita que parte de las licencias. En ese abanico que comprende 12 años se ve una evolución. Y vas descubriendo cómo la gente de los años 80 salía de otra manera, que no era el 'parking' y las drogas”, explica Soler.

“Hemos podido hacer un mapa sonoro de la época y también reinterpretado por gente que nos interesa”, añade Martín Maiztegui. Porque además de las licencias para reproducir composiciones de la época, han contado con músicos actuales. Como Pinol y John Talabot, que se encargaron de los primeros capítulos, y Álex de Lucas y Raúl Santos, autores de la banda sonora de ‘Cardo’, que recrearon esa parte más guitarrera de 1987 hacia atrás. El grupo valenciano La Plata ha contribuido, asimismo, con una canción original.

Obsesión por el realismo

Esa obsesión por el realismo -pese a que sus creadpres insisten en que esta producción de Caballo Films para Atresplayer Premium no es un documental, sino ficción-, también se ha plasmado a la hora de pinchar. Para que los actores lo hicieran a prueba de puristas (hay mucha expectación entre los ‘ruteros’ por ver la serie) se contó con el asesoramiento de ‘disc jockeys’ de la época, como el mítico Fran Leaners, uno de sus referentes. “Los actores los han tratado muchísimo. Cada vez que pinchaban, los tenían al lado”, cuenta Soler. Dando continuas indicaciones. Como hacen los especialistas en una película de acción. Aunque tal ha sido esa implicación, que “a veces se metían incluso en el plano. Estaban supermotivados”, recuerda Monner. 

'La Ruta', dicen todos, puede gustar tanto a los nostálgicos como a los jóvenes que no la vivieron. E interesar a quienes la llegaron a abominar. “Yo creo que el viaje de la oscuridad a la luz va a limpiar mucho la idea estigmatizada que nos ha llegado”, reflexiona Claudia Salas en relación a cómo se cuenta el fenómeno, que, por cierto, tiene la aprobación de uno de los grandes expertos en el tema: Joan M. Oleaque, autor de 'En èxtasi'. “Es importante que se conozcan los inicios, aunque luego la Ruta fuera por otros caminos”, insiste la actriz. Un camino enfangado en el que se perdió por siempre jamás. Unos la lloraron. Otros pudieron por fin respirar.

Compartir el artículo

stats