Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crítica de Monegal: Anchoas para el emérito si se instala en Cantabria

¡Es la gran decepción de mi vida! ¡He descubierto que es un evasor fiscal...¡qué decepción!, dijo Revilla en 'El Hormiguero'

Revilla, el emérito y Cantabria. La Sexta

Aprovechando que Vox acaba de proponer que el emérito Juan Carlos se instale definitivamente en el Palacio de Sobrellano, en Comillas, en ‘El intermedio’ han especulado acerca de cómo habrá recibido la propuesta Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria.

Sacaron primero lo que dijo hace poco en ‘El Hormiguero’, exclamando muy dolorido y anonadado: "¡Es la gran decepción de mi vida! ¡He descubierto que es un evasor fiscal...¡qué decepción!". Y entonces Wyoming, desenvainando el sarcasmo, apuntillaba: "¡Ah! ¡Cómo ha cambiado la relación entre Revilla y el emérito!" y sacaba en pantalla aquella portada de su libro en que se le ve arrodillado, como servil lacayo, abrochándole los cordones de los zapatos a Juan Carlos. Añadieron como estrambote final: "Para evitar disgustos a Revilla le prohibiremos la entrada a este palacio, y de paso le quitaremos la tele porque sale demasiado". O sea que el que ha sido talismán de las audiencias de la tele, a partir de ahora quizá le llamen menos. El tema puede parecer anecdótico pero tiene calado. Cuando Wyoming exclamaba, caustico, "¡Cómo ha cambiado la relación entre Revilla y Juan Carlos!", estaba haciendo el letal retrato de cómo los políticos más principales del país, presidentes autonómicos incluidos, le reían las gracias a Juan Carlos y le agasajaban. Hasta hace cuatro días era así.

Una de sus últimas visitas, como Rey, a Cantabria, fue en 2008, precisamente a Comillas. Contaban los cronistas el entusiasmo, "el fuerte abrazo que le dio Revilla al Rey al despedirse", y lo que el propio Revilla declaró al concluir la visita, alborozado: "Antes de entrar en el coche, don Juan Carlos ¡me ha pedido que le mande más anchoas!". ¡Ahh Todos los grandes políticos del país, periodistas principales incluidos, ya lo sabian casi todo de Juan Carlos. Pero se callaba. Hasta que se levantó la veda hace apenas siete u ocho años, y se montó el relevo monárquico como salvavidas de la propia monarquía. Como dijo el juez José Castro el otro día en ‘La Sexta noche’: "Juan Carlos estorbaba. Ni la familia, ni los políticos, ni los jueces, que se lo habían permitido todo, sabían qué hacer con él. Lo empaquetaron y lo mandaron a Abu Dabi. Y exclamaron ¡problema resuelto! Y de resuelto, nada". ¡Ahh! Si acaba instalado en Cantabria veremos quién le lleva la anchoas a palacio.

Compartir el artículo

stats