Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crítica de Monegal: cuando la plebe se viste como la Reina

El pueblo ha visto la secuencia extremeña, y con un ilusión arrebatadora se ha precipitado en masa a comprar el modelo

Las señoras de ‘Zapeando’, como la Reina.

No negaré que el asunto del espionaje, y el de la guerra de Ucrania, siguen siendo los dos grandes temas estrella de la tele, pero acaba de surgir otro que casi los está desplazando y está provocando una curiosa excitación. Me refiero a esa estampa tan hermosa, en una entrega de premios en la localidad extremeña de Mérida, en donde la reina Letizia y una de las galardonadas vestían el mismo modelo, una delicada prenda en blanco y negro, de la firma Mango, y que se vende al precio de 49,90 euros.

¡Ah! Es una cuestión de indudable interés. Tiene poca relevancia que la galardonada haya coincidido, sin saberlo, con la misma indumentaria que la Reina. Es solo una casualidad pintoresca. Aquí lo relevante es lo que advierten los informativos de la tele: que Mango ya ha agotado las existencias. Es decir, el pueblo ha visto la secuencia extremeña, y con un ilusión arrebatadora se ha precipitado en masa a comprar el modelo. Hoy por la tarde, en ’Zapeando’ (La Sexta), todas las señoras que hacen el programa iban vestidas con esta prenda. Pero les advirtió Dani Mateo, para que lo tuvieran en cuenta: "Cuidado, que eso en el siglo XVIII te costaba la cabeza". Tiene razón. En aquel siglo era reina consorte de Francia la polaca Maria Karolina, y cuentan los historiadores de alcoba que estuvo a punto de mandar asesinar a Madame du Barry no porque se acostase con su esposo, Luis XV, sino porque le copiaba los modelos de su regia vestimenta.

Desde el punto de vista de la reina Letizia, es una buena estrategia vestirse de vez en cuando con prendas de humilde precio. Últimamente ha sido noticia porque, a diferencia de Felipe VI, ella no ha declarado su patrimonio. Quizá esto de la ropa es una forma de intentar generar empatía con la plebe. Desde el punto de vista de las presentadoras del ‘Zapeando’, seguramente se han vestido así con la ilusión de convertirse, un ratito, en reinas. Es muy ingenuo. Decía el catedrático de bromatología Abel Mariné, cuando salía en TV-3 y hacía sus deliciosas e instructivas divulgaciones, que la gran democratización de la proteína ha sido el pollo. Las granjas de pollos han puesto la proteína al alcance de los bolsillos más modestos. El caso de la monarquía es diferente: la democratización no casa con la realeza. Las señoras del ‘Zapeando’, por más que se vistan como la reina, no dejan de ser plebeyas. Como todos nosotros.

Compartir el artículo

stats