La guerra abierta entre Coto Kiko Matamoros ha sumado este martes un nuevo capítulo. Los términos en los que estos hermanos se aluden mutuamente demuestran el conflicto encarnizado entre ambos, hasta el punto de que su odio se traduce en insultos y desprecios públicos.

El penúltimo episodio nos remonta al mes de abril de este año, cuando Coto Matamoros regresaba al panorama mediático como invitado a un pódcast. El gemelo de Kiko fue entrevistado en el ‘Nicho Pódcast’, donde aprovechó para cargar contra "Sálvame" y contra todos sus colaboradores, entre los que se encontraba su hermano.

"Fíjate si era subnormal que no entendía los números quebrados. Pero la culpa de que sea subnormal es mía, porque en el parto le asfixié. Veníamos los dos y le agarré del cuello y le provoqué una hipoxia fetal y de ahí fue a una incubadora y así ha salido la criatura", afirmó sobre su gemelo durante esa intevención.

Coto le llamó a Kiko "subnormal", y este martes el colaborador de "Ni que fuéramos shhh", utilizó un término similar para devolverle el insulto. En el programa del canal Quickie, mientras se comentaba la actualidad sobre el embarazo de Anabel Pantoja, el más mediático de los Matamoros hizo alusión a su hermano para justificar su conocimiento sobre los procesos gestacionales: "Yo que he estado en el seno materno acompañado de un anormal", espetó sin reparo el colaborador, con esta reacción de María Patiño: "¡Ostras, que es tu hermano gemelo!", dijo mientras el otro Kiko (Hernández) no podía parar de reir. "Claro, por eso lo digo, porque lo conozco. Nueve meses. Que no fueron nueve que fueron siete, afortunadamente. Nos fuimos antes", rectificó. "¿Quién salio primero de los dos?" le preguntó la Patiño. "Él. Yo soy el mayor biológicamente. Y se nota. Se nota en el tamaño de mis biceps y todo eso", concluyó el colaborador en tono irónico.

El antes y el después de Coto

José Antonio Matamoros Hernández, más conocido como 'Coto', fue el primero de los gemelos en saltar a la fama. Su participación en programas como Tómbola y Crónicas Marcianas le convirtieron en uno de los personajes más populares de la pequeña pantalla en la España de los 90, participando también en otros espacios como ‘Las mañanas de Antena 3’ con María Teresa Campos, ‘TNT’ o ‘La Noria’. En una reciente entrevista para ‘The Wild Project’ aseguró que en Tómbola llegó a embolsarse la friolera de 13 millones de euros, mientras que en Crónicas Marcianas ganó "entre tres y cuatro ‘kilos". A sus 66 años se mantiene alejado de la televisión, aunque arremete siempre que tiene ocasión contra algunos de los rostros populares del momento, y en especial contra su hermano Kiko. La vida de Coto no ha sido fácil. Ha tenido bastantes problemas con la ley, se ha casado en cinco ocasiones y tiene cinco hijos. Además estuvo en la cárcel por incumplimiento en la manutención y en una ocasión se fugó a Tailandia para evitar entrar a prisión.

El origen de la guerra fraticida

Aprovechando la relación que Kiko tenía con su cuñada, Mar Flores, ambos hermanos filtraron unas imágenes de Mar Flores y Alessandro Lequio a la revista Interviú. El propio Coto reconoció que fue él quien negoció la publicación. Según Coto en ese asunto se sintió estafado por sy hermano: “Al final salgo con 40 millones del edificio de Interviú. ¿Sabes lo que me dio? Un kilo, un millón, y yo le conseguí 40. Años después Coto sería condenado por el Supremo por vulnerar el derecho a la intimidad de Mar Flores.

Coto ha afirmado en más de una ocasión que apadrinó el salto de su gemelo a la pequeña pantalla, pero ambos han aprovechado su repercusión mediática para acusarse con términos como "hortera", "juguete roto" o "fascista". Las acusaciones subieron de tono cuando en 2012 Coto acusó a su hermano de haber entrado en la cárcel tras un viaje a Bolivia cuyo objetivo era traerse a España cocaína procedente de Brasil. "Por los problemas que he ido a la cárcel, el cerebro era Kiko", dijo entonces en el 'Deluxe'. "Lo hice porque le quería, ahora ya no le quiero", apostilló.