Kiko Matamoros se ha hartado. Después de que su hija Laura tomara la decisión de desvincularse de 'Supervivientes' al conocer como le había repercutido su paso por el programa en su imagen y de dar a entender que desde la organización les habían manipulado, el colaborador ha roto su silencio y ha cargado como nunca contra el programa.

"Sois unos sinvergüenzas. Eso se lo podéis vender a mi hija cuando estaba allí, que lo que estabais haciendo era protegerla. A mí no me lo vendéis, ni a nadie, ni al resto de concursantes que han pasado por circunstancias parecidas a las de mi hija. Sois unos manipuladores y no tenéis un dedo de vergüenza. Habéis usado las debilidades de las personas y sus incapacidades en un momento determinado", empezó diciendo muy enfadado después de que desde el programa alegaran que lo habían hecho por protegerla.

"Vosotros tenéis una puta responsabilidad y, si alguien no está en condiciones psíquicas para llevarle, tenéis que pasar por unos filtros médicos, porque os lo exige el código ético de la puta cadena esa. Que vengáis a jugar así de sucio ahora me parece repugnante, sois peores de lo que pensaba. Sois unos golfos", espetó. "Habéis utilizado a mi hija como un monigote, le habéis dictado lo que tenía que decir y luego la machacabais aquí. Y lo permitíais y lo azuzabais."

Te puede interesar:

"Vosotros no habéis protegido a nadie, habéis protegido a quien os ha interesado, a quienes representáis. A esos sí. Hay exámenes médicos que hay que pasar y filtros médicos que hay que pasar y, si no está en condiciones, la sacáis de allí, cabrones; y no ponéis imágenes donde explota y aparece como una desquiciada. Hay que tener poca vergüenza y dignidad. Qué mal entendéis este negocio, basura."

"Que sepa la gente que yo he hablado con vosotros y con mi hija cuando ella estaba allí y me prometisteis que lo que estabais haciendo se iba a acabar. Y lo tengo grabado. Os tengo grabados con la trampa y estoy por poner la primera entrega. Hasta aquí, y os lo digo en serio, hasta aquí, basuras" sentenció.