La salida de Paolo Vasile de Mediaset España ha puesto patas arriba al grupo de comunicación, que ya ha dejado de ser lo que era. El pasado 20 de febrero salía a la luz el nuevo Código Ético que revolucionará la esencia de la mayoría de los programas de Telecinco y en especial 'Sálvame'. Unas normas que prohíben abandonar un programa en directo sin una causa justificada y "emitir opiniones, preferencias o comentarios políticos en el seno del programa".

Ahora 'El Confidencial Digital' ha destapado el plan de contingencia de la empresa para evitar que sus trabajadores filtren contenidos a la prensa con el objetivo de "salvaguardar la imagen y reputación de la compañía y presentarse como una organización seria".

Te puede interesar:

De esta manera, "a menos de que se ostente un cargo", ni colaboradores, ni presentadores, ni técnicos pueden filtrar opiniones, documentos, o informaciones internas de la empresa. Para vigilar que todas estas reglas se cumplen, Mediaset España indica que "no está permitido el uso inapropiado" de herramientas como el acceso a Internet, la Intranet, el correo electrónico u otros medios técnicos que ofrece la empresa a sus trabajadores, por lo que estos van a estar "sometidos a control". En caso de que alguna de estas nuevas reglas se incumplan, desde el grupo tomarán "las medidas disciplinarias que correspondan".