El último programa de MasterChef regresó este lunes con un programa especial en el que reunía a concursantes de las diez ediciones del formato. El concurso de cocina se trasladaba hasta Sanlúcar de Barrameda para la prueba de exteriores, donde los aspirantes se reencontraron con los concursantes entre los que se escogía a dos capitanes sorpresa para comandar la prueba.

Una elección por sorteo que no estuvo exenta de polémica ya que muchos espectadores consideraron que estaba todo más que preparado. Y es que el hecho de que Ofelia fuera una de las capitanas no convenció para nada a la audiencia por su actitud y sus constantes gritos durante la prueba. Como ocurrió en su edición, la gallega hizo de todo menos ayudar y trabajar como capitana.

La ex concursante sembró el caos en las cocinas e hizo algún que otro chiste que cabreo bastante a los concursantes e incluso a los espectadores. "No seas tacaño que no eres catalán", le soltaba a Yannick. "Era una broma, si yo adoro a los catalanes. No ves que Jordi es catalán", se excusaba después.

El hecho de que luego Ofelia no parara de hablar y de moverse por todas partes pero sin hacer nada, desesperando a muchos de sus compañeros de equipo. Una desesperación en la que han coincidido también los espectadores que al igual que ya sucedió en su edición.

La audiencia mostraba su total descontento en cuanto la vieron aparecer y la opinión sobre ella no varió mucho. Han sido muchos los que la han seguido tachando de "insoportable" e incluso hay quien pedía al programa "librarse de ella".