En los últimos días la situación del rey emérito se ha vuelto a poner sobre la mesa. La visita de sus hijas esta Semana Santa ha recuperado el debate sobre la posibilidad de su regreso a nuestro país. Son muchos los que consideran que su destierro ya ha sido suficiente y que su vuelta a España debe ser una realidad.

Belén Esteban se ha posicionado como una de sus grandes defensoras. La princesa del pueblo ha sacado la cara por don Juan Carlos e incluso ha llegado a confesar que ha tratado de verse con él en su última visita a Dubái. A raíz de esta confesión, 'Sálvame' ha querido organizar un debate sobre la posible vuelta del rey con la colaboradora y Jorge Javier como ponentes.

El primero en defender su postura en esta especie de 'debate electoral' era Jorge Javier. "Ha quedado demostrado que el rey no ha tenido conducta ejemplarizante y tiene que cumplir un castigo. El rey tiene que hacer un ejercicio de generosidad sobre su pueblo y dejar que su hijo se asiente como rey", opinaba el presentador.

"Para mi el rey emérito ha sido el mejor embajador que ha tenido España. Hasta el día de hoy no hay ninguna sentencia. Me parece una trastada que tenga que morir fuera de su país. Ha sido un rey que ha llevado a España por bandera. El vivió la transición y si no hubiera sido por él no sé como estaríamos ahora mismo. Habrá hecho cosas pero nadie me ha demostrado que haya hecho algo malo. Me encantaría que pudiera venir a su país sin tener que pedir permiso a nadie. Pero sí que creo que debería sentarse y dijera todo", decía por su lado Belén.

"Si quiere volver parar morir pues vale, pero no para seguir teniendo una vida como la de cualquier ciudadano. El rey pasará a la historia como un rey muy corrupto y cegado por la avaricia. No tendrá la imagen que todos teníamos de él", concluía el presentador.

Un momento de lo más surrealista que los espectadores no han dejado de comentar en redes sociales destacando la intervención de Belén Esteban.

Te puede interesar:

Otro intento de 'Sálvame' por mantener enganchados a unos espectadores que no terminan de conectar con el formato.