En medio de la tormenta mediática que se cierne sobre ellos, Kiko Rivera y su mujer Irene Rosales se han dado una tregua para acudir como invitados al programa de la TVG Land Rober, que se emite los jueves por la noche en la televisión autonómica. El dj es uno de los invitados que acostumbra a repetir presencia en este plató junto al presentador al que le une una amistad. Y es que han sido muchos y muy divertidos los momentos que ha dejado el hijo de Isabel Pantoja en el espacio de Roberto Vilar, de ahí que siempre se muestre encantado con volver. "Yo se lo vengo diciendo a Irene, que Land Rober es mi puñetero programa favorito del mundo", verbalizaba Rivera desde la sala de invitados, en una conexión con Vilar.

Y es que Kiko Rivera siempre se mostrado muy colaborativo a la hora de 'pintar la mona', como así se refiere el presentador a los cometidos que le propone hacer a sus invitados cada noche de jueves. Las carcajadas están aseguradas con el Dj, que siempre ha remado a favor en las entrevistas, y con sus interpretaciones en los 'sketches' y en las situaciones improvisadas que surgen en el programa.

Y una vez más, Kiko, esta vez con Irene, ha tirado de retranca y mucho humor, y de paso ha dejado algún que otro titular sorprendente durante su intervención televisiva. Y es que el hijo de Isabel Pantoja habló sin tapujos de todo: su trabajo, su nueva casa, el acercamiento a su madre e incluso de su vida sexual.

Ambos disfrutaron como niños y mostraron su cara más divertida, aunque también hubo tiempo para el canto, y es que Kiko se animó con su nuevo tema: 'Te necesito'. El matrimonio también recordó los inicios de su noviazgo, durante los cuales la sevillana desconfiaba de él, según confesó, asegurando que "le gustan todas". Por su parte, Kiko sólo tuvo buenas palabras para su espsa: "Irene es lo mejor que me ha pasado en la vida".

Pero llegó una de las grandes confesiones de la noche cuando sus secretos de alcoba salieron a relucir. Aunque Irene se mostró algo incómoda con el tema, Kiko Rivera dio rienda suelta a sus declaraciones más íntimas: "Con dos niñas se folla poco", confesaba. Mientras Irene le intentaba frenar, "que luego la tenemos", el hijo de la tonadillera se animó a contar una anécdota relacionada con el tema: "Y para lo poco que lo hacemos van y nos pillan", desveló, provocando la carcajada del público.

Apelando a sus dotes interpretativas, se casaron con otros, dieron noticias bomba en su particular 'pulpillo', e incluso Kiko se atrevió a encarnar a 'Tonecho Junior': "Papá, macho!", le espetó el andaluz al actor Víctor Fábregas, la otra mitad, junto a Roberto Vilar, del mítico dúo cómico, que ha quedado para siempre como icono del humor televisivo gallego.

Entre otros detalles que desveló la pareja, hablaron también de su nueva casa "de 300 metros cuadrados", en Castilleja de la Cuesta, en la que viven desde el mes pasado, "en alquiler con opción a compra" por "más de 1.000 euros".

Un momento del programa Land Rober, con Kiko Rivera e Irene Rosales interviniendo en un 'sketch". TVG

Y sobre la posibilidad de casarse por la iglesia, mientras Irene aseguraba que es una opción que no contempla, el dj parece que sí quiere pasar por el altar, aunque más que nada "por la despedida. Es lo bueno de la boda, la despedida", confesó.

Con respecto a los conflictos familiares, si bien no entraron demasiado en el asunto, Rivera sí aclaró que está retomando contacto con su madre para intentar arreglar las cosas.