El pasado jueves 14 de octubre Emmy Russ fue la concursante elegida por los espectadores para abandonar 'La casa de los secretos'. Tras su expulsión, la alemana pudo despedirse de su amigo y compañero Luis Rollán, momento que aprovecho para confesarle el secreto que escondía: "Viví en un centro de menores porque mi madre me abandonó." Una confesión que dejó sin palabras al colaborador y que este domingo hizo lo mismo con el resto de sus compañeros, cuando Jordi González les comunicaba la realidad que ocultaba.

"Emmy, de la noche a la mañana, fue abandonada, con diecisiete años, por su madre. Sin casa, sin dinero, sin familia, fue acogida en un centro de menores del que no guarda buenos recuerdos" explicaba el presentador al resto de concursantes, que se quedaron sin palabras tras la emisión del vídeo. La más afectada fue Isabel Rábago. La periodista no pudo evitar emocionarse al conocer la realidad que ocultaba su compañera de concurso. "Es una valiente, es un placer haberla conocido, es una gran persona y me va a tener siempre."

Emmy, que se encontraba en el plató, tampoco pudo contener el llanto al ver la reacción de sus compañeros y rememorar los momentos más duros de su vida. "Parece que ha sucedido hace mucho tiempo, pero en realidad tengo 22 años y fue hace muy poco. Hasta el día de hoy me afecta muchísimo a mi vida, me afecta mucho el haber estado abandonada" explicaba. Un episodio que ha marcado su personalidad y el enganche emocional que desarrolla cada vez que conoce a alguien: "cuando conozco a un chico siento estabilidad y no quiero dejar que se vaya. Me da mucho miedo perder a las personas."

La alemana aprovechó este espacio para revelar la explicación que su madre le había dado tras tomar la decisión. "Ella me dijo que no quería más discusiones conmigo y era la lección que me merecía. A día de hoy me dice que me lo merecía, que es lo que me he ganado por discutir y por ser yo", comentó.