El episodio del programa Masterchef que tomó la ciudad como escenario y que prometía ofrecer un gran escaparate de A Coruña en prime time no deja de arrastrar controversias desde su emisión el pasado día 4. Primero, la imitación del acento gallego por parte de los presentadores en un momento del programa, que indignó a los televidentes al considerarlo una burla; después, el malestar de las vendedoras de plaza de Lugo al juzgar que no se había ofrecido una imagen digna del producto que allí se vende; y, por último, la investigación abierta por la Xunta ante la sospecha de que, para la elaboración de los platos, pudo haberse empleado hembras de bogavante con huevas, cuya venta y exhibición está prohibida por la normativa autonómica.

Desde la Lonja, donde se adquirió parte de los bogavantes utilizados, se defienden de posibles acusaciones sobre los procesos que allí se siguen. “Cuando se grabó el programa, el 2 de junio, el bogavante estaba en veda. Tuvimos que cogerlo de la cetárea”, explica Sonia Revert, presidenta de la Asociación de subastadores de pescado y marisco de A Coruña. Aseguran que, de los 40 kilos de este crustáceo que demandó el programa, ellos proporcionaron 18, que fueron adquiridos siguiendo los cauces habituales. “En un mes en el vivero, un bogavante puede desovar, cambiar la piel... Lo que está claro es que ese producto no es gallego, porque el programa lo pidió cuando estaba en veda. De hecho, solo pudimos conseguir 18 kilos de los 40 que pidieron”, remarca Revert.

Ante la investigación abierta por la Xunta para dirimir si el marisco empleado en el programa era o no ilegal, desde la Lonja se muestran tranquilos, y afirman con rotundidad que tienen “las facturas y la trazabilidad” que demuestran que ese marisco estaba en regla, y que si la Xunta acude estarán “encantados de atenderles”. Lo que sí aclaran es que ellos pueden responder únicamente por los 18 kilos que proporcionaron. De los otros 12, que el programa obtuvo por otros medios, nada saben. “Esto sale de un marinero que lo denunció en redes sociales, diciendo que era marisco gallego. El bogavante no era gallego. Hay que preguntar antes de decir ciertas cosas”, insisten.

La alcaldesa, Inés Rey, ha declinado pronunciarse sobre “polémicas televisivas” al ser preguntada al respecto en un acto que se celebró en la Lonja con motivo de la firma de un convenio para la promoción del pescado fresco en el lugar. “Es un programa en el que más de dos millones de personas han podido ver esta ciudad que era el objetivo, que se viera A Coruña en todo su potencial turístico, cultural y gastronómico”, recalcó. La regidora manifestó hace unos días en una emisora que sintió “vergüenza ajena” al escuchar la imitación del acento gallego que hicieron los presentadores.