Jorge Javier Vázquez no le parece suficiente el reto de afrontar la crisis de Sálvame y embarcarse en el reality más ambicioso de la cadena, Secret Story.

Consciente de ser un personaje al que sigue una considerable masa social, no se corta en empapar su programa del corazón de guiños políticos.

Si ya creó controversia la célebre tarde en la que declaró que "SU" (¿?) programa era de "rojos y maricones", se refirma en dar contenido político a sus magacines y espacios televisivos.

Sálvame, concretamente, es un programa con audiencia heterogénea y muchos de los telespectadores pueden no sentirse identificados con las declaraciones de Jorge Javier Vázquez, pero su misión no es contentar a todo el mundo.

De hecho conviene recordar que todo contenido informativo en cualquier formato tiene, inevitablemente, un sesgo ideológico y que, hasta no hace mucho, las personas más influyentes en nómina, pedían el voto a determinados partidos. La historia de los medios de comunicación social está registrada y la hemeroteca es una herramienta constructiva que sirve para algo más que para sacar las vergüenzas del personaje público de turno.

Los registros sirven, como los archivos históricos, para ganar perspectiva y analizar el cambio social.

Jorge Javier y su compromiso social

Jorge Javier Vázquez, presentador de Sálvame Telecinco.es

El inagotable presentador de televisión y empresario teatral, Jorge Javier reflexiona sobre la falsa agresión homófoba de Malasaña y la que se lio con su alegato en ‘Sálvame’ confesando que por primera vez desde que llegó a Madrid siente miedo.

Hemos empezado la temporada con la falsa denuncia homófoba de Malasaña, que para empezar el curso no está nada mal. Hay muchísima gente que ha respirado tranquila después de conocerse el entuerto. "Bien. Era mentira. Los gays, siempre quejándose. Todo está en orden", empieza diciendo el presentador.

El presentador ataca al PP de Díaz Ayuso

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene en una sesión de control al Gobierno de la Comunidad de Madrid en la Asamblea de Madrid, a 16 de septiembre de 2021, en Madrid, A. Pérez Meca - Europa Press

Jorge Javier va más allá y habla de cómo parece que decir algo sobre Madrid es atacar a Díaz Ayuso: "Se lio un poco porque algunos medios entendieron que era un misil contra Ayuso. Ahora, todo el que se atreve a cuestionar algo que suceda en la capital está cargando contra su presidenta".

"Lo mismo que pasaba con Pujol", añade comparando sin dudar a la presidenta de la Comunidad de Madrid con el que fuera el presidente de la Generalitat entre 1980 y 2003. "Recordemos el caso Banca Catalana: no lo atacaban a él, sino a Catalunya. Tócate la peineta.

Jorge Javier incisivo contra las declaraciones homófobas

Jorge Javier considera que están "los madrileños buenos y los madrileños malos" y él cree estar en el bando de los malos. "No estoy en el lado bueno de esta historia. Se equivoca Ayuso si piensa que cuando digo que no me siento tan tranquilo paseando por Madrid le estoy dando una hostia".

"Hablo de Madrid porque es la ciudad en la que vivo. Pero escandalosos son los casos de agresiones homófobas que se producen en Catalunya, por cierto. Y en el resto del país están incrementándose de manera notable", explica el presentador de Telecinco.

Te puede interesar:

"Todo gay sufre agresiones homófobas en todos los momentos de su vida. Las vivimos cuando somos niños en el colegio, luego en el instituto, en el trabajo, en la calle. Pero las tenemos tan interiorizadas que las aceptamos como algo que forma parte de nuestra vida. Y en el momento en el que el colectivo dice “hasta aquí” los esquemas de la sociedad se tambalean y se revuelven contra el cambio”, añade.

Por último, Jorge Javier sentencia que los años de celebración por los derechos que se estaban consiguiendo para el colectivo LGTBIQ son cosa del pasado. “Todo lo conquistado después de muchos años de lucha se pone en entredicho. “Que no se quejen, que ya tienen bastante”, pronuncian con compasión líderes generadores de odio. Los años de celebraciones han pasado, por ahora, a mejor vida. Volvemos a la guerra. Al menos, que nos pillen luchando“, concluye.