La crisis de Sálvame ha provocado cambios en la plantilla del programa, en la parrilla de la cadena y el la estrategia a seguir.

Uno de los gestos más palpables del viraje del concurso a la hora de establecer unas nuevas líneas es el abandono de la defensa a Rocío Carrasco, por lo menos por parte de Jorge Javier Vázquez. Pero el programa también verá cambios en su plató y en su horario. El golpe más tajante es el cambio de sus colaboradores, varios han sido despedidos en busca de un cambio de cara para el concurso.

El programa está viviendo una revolución total en la que nuevos rostros de la cadena se han sumado al buque insignia de Telecinco para sumar los mayores apoyos posibles y solventar esa sangrante pérdida de audiencia que ha tenido en los últimos meses.

Carmen Alcayde, Carmen Borrego y Alba Carrillo se suman a las filas del ejército de Sálvame para formar parte de uno los espacios más vivos de la pequeña pantalla.

l problema está en que mientras unas entran... Otros salen.

La última salida ha sido, cuanto menos, inesperada.

El programa ha sufrido un terrible e inesperada pérdida al tener que decir adiós a uno de sus bastiones principales dentro del formato.

Un mítico y querido colaborador ha dicho adiós al programa para emprender nuevos caminos profesionales y dejando en el aire su vuelta al programa, Kiko Hernández.

¿Adiós definitivo?

Todo apunta a que será de manera temporal pero hay indicios para pensar que pueda no ser así.

Te puede interesar:

Recientemente adelantó que se adentrará en un nuevo proyecto que el propio Kiko compartió a través de sus redes sociales.

Hernández compartió una fotografía en redes en la que aseguraba que tiene "muchísima ilusión y ganas de empezar ya. Muy pronto os cuento más... si me dejan", apuntaba el exgran hermano.