La periodista viguesa Carlota Corredera, atraviesa un momento profesional agitado desde la emisión del documental de Rocío Carrasco.

La presentadora de Sálvame se involucró mucho en la causa de su entrevistada, que aseguró haber sido maltratada tanto por su marido, Antonio David Flores, como por la hija de ambos, Rocío.

El programa trascendió las pantallas para convertirse en un fenómeno social en el que la audiencia, muy polarizada, se convirtieron en defensores de la hija de Rocío Jurado y, o lo que es lo mismo, fieles a Corredera; o escépticos ante su versión, lo que se tradujo en un odio visceral hacia la periodista, a la que acusan de "dictadora".

Ella se manifestó en numerosas ocasiones indiferente antes los ataques de quienes bautizó como "negacionistas de la verdad", pero la presión cobra cada vez más fuerza y sus detractores aprovechan para atacarla en cualquier ocasión (la última vez aquí: La foto en bañador de Carlota Corredera que hace estallar a las redes).

La vuelta a Sálvame de Carlota Corredera estuvo marcada por el apellido Pantoja, el pasado lunes 2 de agosto dedicaron el programa a la tonadillera, que celebraba su cumpleaños en soledad mientras su hijo, Kiko Rivera, disfrutaba unas vacaciones en Galicia junto a Irene Rosales.

El doloroso percance de Carlota Corredera

Carlota Corredera en Sálvame Telecinco.es

La viguesa comenzó a preocupar a sus compañeros mientras comentaban los pormenores del aniversario de la cantante, cuando comenzó a expresar su malestar.

Te puede interesar:

Carlota Corredera, hacía gestos de dolor: se estaba clavando un alfiler que el equipo de producción le había puesto para mantener sujeta la petaca del micrófono a su pantalón.

La sobrina de Isabel Pantoja acudió junto a ella y bromeó ante la situación pidiendo que "llamasen a los bomberos" y diciendo que "había sangre".