Pablo Díaz, el concursante favorito de 'Pasapalabra', ha perdido ante Javier Dávila en 'El Rosco' del concurso de Antena 3 presentado por Roberto Leal, tras arrastrar un fallo que no se esperaba con la 'V' y terminar con 20 aciertos y tres errores por las 22 palabras correctas de su rival.

Dávila, tras superar al inicio la temida 'silla azul' eliminatoria del concurso, ha logrado cinco segundos menos pero ha ido más rápido en 'El Rosco' y, a falta de 26 segundos, se ha plantado con 22 aciertos. Ha hecho, tal y como él mismo ha calificado: "un María Jiménez"; es decir, "se acabó", en clara referencia a uno de los temas más icónicos de la cantante. "He hecho bien en no decirlas", declaró al escuchar las respuestas de las tres palabras que ha dejado sin contestar dando a entender que habría fallado.

Pablo Díaz, su eterno contrincante, no ha sido tan cauto.

El enfado de Pablo Díaz

Pablo Díaz ha confundido los términos "vegetariano" y "vegano" Antena 3

En ese momento, su rival se encontraba con 11 aciertos y 49 segundos para afrontar la segunda ronda del 'Rosco'. "La mitad de aciertos y el doble de tiempo", como le ha explicado Roberto Leal, presentador del concurso. "Tengo 10 y para la 'R' tengo tres opciones y las tres me parecen súper, súper buenas. Entonces, dependiendo de lo que pase ahí, a lo mejor empato o no", ha desvelado Pablo Díaz.

El concursante de 24 años ha sumado ocho palabras correctas más y, al llegar a la 'V', se ha sorprendido al ver que 'Pasapalabra' no le daba su respuesta por buena. La definición era: "Se dice de la persona que, por propia decisión, se alimenta fundamentalmente de sustancias vegetales". Pablo ha contestado "vegano" y el presentador ha dicho "¡no!".

"¿Cómo que no?", ha exclamado el concursante, llevándose las manos a la cabeza y resoplando. "Específicamente... Vegetariano consume productos de origen animal, o sea...", ha dicho enfadado Pablo Díaz antes de que Roberto Leal explicara que la respuesta correcta era "vegetariano": "Has dicho vegano, Pablo. Vegano es alguien que se alimenta, exclusivamente, de vegetales. En este caso, vegetariano, estábamos buscando esa persona que fundamentalmente se alimenta de vegetales que podría, según esta definición, consumir otro tipo de productos y esto, un vegano no lo puede hacer. Ese es el matiz. Por lo tanto es error".

Roberto Leal tuvo que aclarar la situación ante la frustración de Pablo Díaz Antena 3

De esta manera, el empate ya no era posible y, con 19 aciertos y un fallo, Pablo necesitaba cuatro palabras de cinco para ponerse con 23 y ganar a Javier. "¿Cuatro? Pensaba que tres. ¡Claro! Vamos, sí, sí", se ha dado cuenta al echar cuentas. "Perfecto", ha dicho irónicamente entre risas al ver que era inalcanzable. Al final, el violinista ha sumado 20 aciertos, tres errores y dos palabras sin contestar, por lo que este martes tendrá que superar la 'silla azul' si quiere seguir peleando por un bote que ya asciende a 1.726.000 euros.

La blasfemia de Pablo Díaz

Pablo Díaz, presa de los nervios, no pudo contener una blasfemia Antena 3

Pablo Díaz, concursante favorito de Pasapalabra, no ha podido evitar lanzar una blasfemia ante el éxito de su jugada maestra durante la tarde del martes 1 de junio. 

Pablo Díaz protagonizó una de esas remontadas históricas en Pasapalabra: desencadenó, fiel a su táctica, una impresionante racha de aciertos hasta quedarse a falta de dos para llevarse el bote. La F y la T se le han resistido.

La angustia y la rabia en Pablo podían palparse ante la pantalla cuando comprobó que no recordaba las respuestas que le faltaban. En ese momento, ha soltado un comentario que con la tensión del instante a muchos les ha pasado desapercibido pero que otros muchos han criticado en redes sociales. En concreto sus palabras han sido "me cago en Dios".

Pablo Díaz agota a la audiencia

Pablo Díaz es el favorito de la audiencia, pero sus exabruptos le jugaron malas pasadas Antena 3

Los seguidores de Pasapalabra hastiados de la nueva estrategia inaugurada por Pablo Díaz y Luis Dávila que en ocasiones alarga el concurso más de la cuenta y apabullados tras el exabrupto de Pablo Díaz, que lanzó una blasfemia tras una remontada histórica tras descubrir 16 palabras del rosco seguidas, piden al programa la expulsión de su concursante estrella.

El favorito de la audiencia, además de cansar a los telespectadores en sus duelos con Dávila, ha herido la sensibilidad de muchos, que consideran inapropiado el comportamiento del otro día, fruto de la espontaneidad del momento.

La nueva estrategia de Pablo Díaz y Javier Dávila

Pablo Díaz y Javier Dávila inauguran una nueva forma de duelo Antena 3

Pasapalabra, el concurso de entretenimiento más seguido en su franja horaria, con una cuota media de pantalla del 25 % crispa a los seguidores del concurso.

Hace tiempo que enfrenta a dos titanes: Pablo Díaz y Luis Dávila, dos ambiciosos y cultos estrategas que pugnan por el bote y parecen imbatibles.

Han creado una nueva era en Pasapalabra: juegan sobre el rosco como si de un tablero se tratara cuyas cuyas letras sortean como piezas de ajedrez.

La aplicación de sus sofisticada forma de entender el concurso marca un antes y un después en el programa, cuyas propuestas son sencillas de seguir y de entender tanto por jugadores como por espectadores.

Podría considerarse que Díaz y Dávila, los nuevos Kraprov y Kasparov de Antena 3 han dado un giro magistral al formato de entretenimiento al más puro estilo Gambito de Dama, pero sus espectadores no están satisfechos.

Pablo Díaz, de 24 años, es el artífice de la estrategia Antena 3

Las estratagemas que despliegan ambos jugadores emparenta con el póker, es difícil adivinar si conocen o no el el concepto que esconde la letra.Dicen parte de las palabras que se conocen, las más obvias, y lo hacen con mucha fluidez. Pasan palabra con mucha frecuencia, el juego comienza ágil. Hasta el momento decisivo, en el que un concursante y otro desconocen si su contrincante tiene el control del juego y "va de farol" o no. Los concursantes rodean el rosco por primera vez en tiempo récord y suelen sobrarles muchos segundos.

Te puede interesar:

El duelo intelectual empieza ahí. Entre ellos y para quienes no son seguidores del programa puede resultar una genialidad, pero lo cierto es que los aficionados echan de menos el formato tradicional. De hecho, los fans de Pasapalabra están indignados, han perdido la paciencia y vuelcan su frustración en redes sociales.