Rocío Carrasco lleva 11 semanas en el candelero. Desde el primero de los 12 episodios en los que se editaron las 60 horas de entrevista que grabó La Fábrica de la Tele atrajo, según los medidores de audiencia, a 21,5 millones de espectadores. La protagonista del traje fucsia se ha convertido en la dueña absoluta de la televisión y su traje rosa en un símbolo del feminismo.

Ella confesó a Carlota Corredera en la entrevista del miércoles 2 de junio haberse sentido "abrumada" por el fenómeno. Alegó que antes de la proyección de la serie sentía miedo por las reacciones de sus allegados y de la audiencia. En definitiva, por su repercusión, pero sus temores se disiparon ante el éxito de la producción y ella se siente fuerte y muy orgullosa de que se la considere un icono feminista: "Me he dado cuenta de que soy feminista, neófita, pero me muero por aprender, por saber y poder aportar más granitos de arena.”

El traje fucsia, un símbolo

Todavía no sabemos el precio que alcanzará el traje rosa Telecinco.es

El fenómeno de seguidores que ha desatado la aparición en pantalla de Rocío Carrasco ya se ha bautizado como "marea rosa" en alusión al color de su traje. La protagonista también se ha fraguado buen número de detractores, a quienes Carlota Corredera ha bautizado como "negacionistas".

A cada embiste de un "negacionista" responde la "marea rosa", que ahora va un paso más allá y se hace visible en redes sociales poniendo un filtro rosa los avatares o, directamente, un icono de color rosa. "Qué bonito, lo agradezco muchísimo", dijo Carrasco al respecto.

La "marea rosa" en redes sociales

Rocío Carrasco admite no haber escogido sola su traje rosa

Rocío Carrasco admite no haber escogido sola su traje rosa Telecinco.es

Rocío Carrasco admite su cambio de postura ante el feminismo porque antes de la introspección a la que la llevó el documental ella "no se consideraba feminista", en cambio ahora declara: "Estoy orgullosa de las mujeres de mi país. Las valientes son ellas. Yo he tenido una oportunidad de alzar la voz que muchas no tienen. Se me ha escuchado gracias a la oportunidad, pero ellas no la tienen. No esperaba ser un ejemplo, pero, si lo soy, lo soy con gusto. Me siento liberada, escuchada, creída y en paz conmigo misma".

La protagonista reconoce que todavía no puede verbalizar el nombre de Antonio David. “Me provoca miedo, dolor, muchas cosas malas. Todo esto me ha servido para soltar lastre, ir vaciando la mochila y esa mente que no paraba de dar vueltas, de autoflagelarse. Pero esto no es algo de la noche a la mañana, es un proceso largo y estoy en ello”, ha admitido.

Rocío Carrasco dice ahora sentirse “liberada, escuchada, creída, y en el comienzo de una nueva vida, sin miedo”. “Me siento casi un ave fénix, ya se va pareciendo mucho”.

Consciente de la repercusión de su indumentaria, ha decidido subastarla, aunque reconoció no haber sido ella quien la escogió: "Ha sido una decisión de todo el equipo, en especial de Adrián Madrid", este último es un directivo de "La Fábrica de la Tele".

La productora ya ha confirmado que, efectivamente, el traje fucsia se venderá al mejor postor en una puja.  

La "marea rosa" reacciona en Twitter

Los seguidores de Rocío Carrasco que, después de ver el documental "Rocío Carrasco para seguir viva", se pronunciaron en Twitter desplegaron un gran alborozo por la decisión y tiñeron sus perfiles de color rosa después de saber el destino del vestido. También se felicitaron al conocer que, ante el éxito rotundo de la docuserie, se lanzará una secuela: "En el nombre de Rocío", en el que la protagonista se defenderá de las acusaciones de su familia y contará todos los traumas que la han alejado de ellos.

Te puede interesar: