Paz Herrera fue una de las concursantes más queridas y conocidas de Pasapalabra. Pero hace tiempo que no aparece por el programa de Antena 3. Ahora su trabajo está lejos de Atresmedia pero aún en la televisión. Actualmente concursa en Saber y Ganar, el programa de la segunda cadena de Televisión Española. Hace días un espectador le decía que la echaba de menos y que verla había supuesto unir a su familia. "Sólo por eso ya ha merecido la pena", resumía ella.

Paz Herrera es muy conocida por haber sido una de las ganadoras de Pasapalabra. Paz Herrera nació en Torrelavega (Cantabria) donde todos sus habitantes están muy orgullosos de tener entre ellos a esta arquitecta en paro, soltera y sin hijos pero muy feliz con su gran familia, sobre todo con sus sobrinos y sus padres, de los que habla con devoción y quienes le enseñaron que la educación es la mejor herencia que le podían dejar a ella y su hermana.

Herrera fue hace cinco años, con el permiso de Fran Pasapalabra, una de las concursantes más queridas de la pequeña pantalla. Se llevó un premio de 1,3 millones de euros y el cariño y la admiración de cientos de miles de españoles. Sobre lo segundo la administración pública no tuvo nada que decir pero sobre lo primero sí. Y tuvo que pagar impuestos. Ella misma lo comentaba hace unos días con un compañero de Pasapalabra en redes sociales.

Te puede interesar:

La concursante contestaba a un artículo en el que se decía que quienes habían participado en alguno de estos programas tenía que pagar el 19 por ciento en impuestos. "Ya hubiera firmado yo eso. De entrada retención del 21 y antes de acabar el mes de junio del siguiente año completar hasta lo que tengas que pagar según tu comunidad autónoma, a mi me tocó "apoquinar" el 55 por ciento en total", relató. Es decir, si cobró un premio de 1,3 millones de euros aproximadamente tuvo que dejarse en impuestos más de 700.000 euros, casi nada. Un compañero le recordaba que a Paz le había tocado el peor año de impuestos.

"Todavía pienso que hasta en eso soy pánfila, ganar el bote el año que más se pagaba en impuestos", reconocía en redes (no sin cierta gracia) la propia Paz.