Gary Lineker es la estrella más popular y mejor pagada de la BBC. Pero el nuevo director general de la cadena pública sugiere que no dudará en despedirle si se salta las nuevas normas de imparcialidad de la Corporación, con sus comentarios en las redes sociales. La advertencia es válida para todos los presentadores de la BBC.

Tim Davie, recién incorporado al cargo, reiteró ante el Comité de Cultura de la Cámara de los Comunes lo que ya dijera hace unas semanas en su toma de posesión: "Si alguien es el rostro de la BBC, asociarse con un partido político no parece lo apropiado". Y añadió: "Estoy dispuesto a tomar las medidas disciplinarias apropiadas, incluido el despido". También se dijo estar listo para "retirar a la gente de Twitter. Si quieren trabajar en la BBC, podemos suspender su cuenta".

"Match of the Day"

El exfutbolista del Barça y presentador de Match of the Day, la gran cita deportiva de cada sábado, en la que se resumen y analizan los partidos de la Premier League inglesa, ha levantado ya varias polémicas por sus opiniones políticas en la red social.

Con más de siete millones y medio de seguidores, sus comentarios contra el Brexit o contra la decisión "profundamente antidemocrática", de cerrar el Parlamento británico, tomada el pasada invierno por Boris Johnson, desataron la controversia.

Hasta el momento las normas de imparcialidad en las redes sociales solo afectaban a los periodistas y presentadores dedicados a la información y la política.

Técnicamente, el exfutbolista Gary Lineker no había roto con las reglas de la cadena pública, pero con la nueva reglamentación, que entrará en vigor en pocas semanas, el popular personaje se halla en el punto de mira.

Lineker cobró el año pasado 1,75 millones de libras (1,9 millones de euros). Este mes, como a la mayoría de los trabajadores de los medios se le impuso una rebaja salarial de 437.000 euros.