"Dolida" y entre lágrimas, Lorena se vio ayer obligada a abandonar la casa de 'Gran Hermano 14'. La hasta ayer concursante del 'reality show' de Telecinco, con más votos que los otro dos candidatos a salir, Miriam e Igor, es la segunda persona que abandona la casa, después de la marcha de Giuls.

Ya ante Mercedes Milá en el plató del programa, la "una gordita sexy", como se autodefine, se declaraba "traicionada" por Juan Carlos y explicó sus diferencias con Igor, una persona "insoportable". Además, tampoco olvidó sus desavenencias con Iván.

Al salir de la casa de Guadalix de la Sierra, la estilista de uñas se abrazó a su madre. "Te quiero más que a mi vida", le dijo, descargando toda la tensión acumulada.

La popularidad de Lorena se había ido desgastando por su mala relación con varios de los habitantes de la casa, con los que había sostenido más de una discusión. En el centro del huracán, Igor, una persona a la que Lorena calificó de "demagogo y narcisista".

Sobre ella su estancia en la casa, Lorena, explicó sus vivencias ante Mercedes Milá: "He estado quince días pero como si hubiera estado un año. Veinticuatro horas he estado sintiendo cosas, no ha habido un solo momento en que no sintiera: bien, mal, llorar, tristeza, rabia, todo multiplicado por cien. Es un no parar de sentir".

Y, ante las preguntas de Milá, la ya exconcursante de la casa no tuvo reparos en responder a las críticas: "Soy cotilla y me gusta ser cotilla".

La gala de este lunes dejó además de tres nuevos nominados, Edoardo, Argi y Susana, una nueva habitante. La elegida de ayer fue Leticia, una maestra de primaria madrileña de 24 años.