Naturaleza en estado puro: campos de cultivo, viñedos, fauna ribereña y un regalo que no perderás de vista y que te acompañará durante kilómetros y kilómetros de pedaleo: el Miño. Sí; el río en el que Galicia y Portugal se hermanan también se pedalea. Y no de cualquier forma, sino a través de una de las mejores ecopistas de Europa.

Es una de las sendas verdes de moda en la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal. Esta misma semana se han hecho públicos datos de usuarios. Y las cifras demuestran que sí está de moda: 13.000 personas en solo dos meses. Un contador instalado en su inicio a la altura de Valença (Senhora da Cabeça) ha permitido contabilizarlos.

El contador fue instalado por la CIM Alto Minho dentro del proyecto Alto Minho Greenways. El día de mayor afluencia fue el domingo 23 de enero, con al menos 630 personas. Los fines de semana, entre las 11.00 y 13.00 y las 15.00 y 18.00 horas son los momentos de mayor afluencia.

¿Cómo es la ecopista?

Vista de la ecopista del río Miño a la altura de Valença.

Vista de la ecopista del río Miño a la altura de Valença.

La ruta íntegra comienza en el municipio de Monçao, aunque puede arrancarse desde otros puntos como Valença do Minho si se quiere hacer menos kilómetros. Es prácticamente llana, con lo que su dificultad es baja. Si se hace completa, de Monçao hasta casi Caminha, se acabarán recorriendo 40 kilómetros por los que se pasará también por Vila Nova de Cerveira.

De Monçao a Vila Nova de Cerveira

En este primer tramo de la ecopista del río Miño la senda verde transcurre por el antiguo trazado de la vía del tren. Acompañados siempre por el río Miño, los senderistas y ciclistas podrán ir encontrándose hasta Valença con diferentes elementos ferroviarios antiguos, como alguna estación.

Parte del sendero discurre por el antiguo trazado ferroviario

De Valença en adelante, el trazado transcurre también en paralelo al curso del Miño, pero no sobre las antiguas vías del tren, sino por los caminos ribereños utilizados por pescadores y que hace años se habilitaron como una vía verde que permite llegar andando o en bicicleta hasta más allá de Vila Nova de Cerveira.

De hecho, el río Miño y su entorno ha sido elegido recientemente en la edición internacional del periódico The Guardian cómo uno de los diez mejores destinos turísticos dentro de Portugal por las características de sus espacios naturales, los deportes de aventura, sendas y ecovías, zonas de campismo, sus aguas termales y su gastronomía.