Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica

'Thor: Love and thunder': el carnicero de los dioses

En la cuarta entrega del ciclo protagonizado por el superhéroe asgardiano, Taika Waititi orquesta un batiburrillo de tonos y géneros en el que destaca la sobria y trágica figura del villano

Natalie Portman y Chris Hemsworth, en una imagen de ’Thor: Love and thunder’.

'Thor: Love and thunder' ★★

Dirección Taika Waititi

Intérpretes Chris Hemsworth, Natalie Portman, Christian Bale

Año 2022

Estreno 8 de julio de 2022

Tras los relativos fracasos artísticos de los dos primeros filmes del universo cinematográfico Marvel dedicados íntegramente a Thor, Ken Faige, el hombre que mueve bien los hilos de este universo, decidió confiar la tercera película, ‘Thor: Ragnarock', a Taika Waititi, entonces bastante menos conocido de lo que es hoy el director de ‘Jojo Rabbit’. Y la cuarta entrega del superhéroe asgardiano ha vuelto a recaer en el cineasta neozelandés, cuya querencia por la comedia es de sobras conocida.

Si en el anterior filme de Thor tenía un papel especial el Increíble Hulk, aquí parece que lo van a tener los peculiares miembros de los Guardianes de la Galaxia. Pero no es más que un espejismo y una señal de lo que nos espera. Porque Chris Pratt y el resto de los guardianes duran apenas 10 minutos, en un episodio de situación que no nos sitúa en ningún lado. A partir de ese momento, la película va de un lado a otro –sin demasiado criterio–, pasando por la épica, el drama, la comedia, la aventura, el humor tonto y la tragedia, con un Chris Hemsworth musculado, después de lucir barriga cervecera, que se sigue riendo del personaje como ya demostró en uno de los filmes de Los Vengadores.

En este batiburrillo que recupera a Jane Foster (Natalie Portman) –a costa de hacer bromas con su nombre: ¡la confunden con Jane Fonda y con Jodie Foster!–, destaca la figura trágica y violenta del villano de rigor, el denominado carnicero de los dioses: con él se llega a una cierta sobriedad en una secuencia en blanco y negro, y bajo sus capas de maquillaje se intuye el rostro de Christian Bale.

Compartir el artículo

stats