Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hablan los expertos

¿Podría producirse un disparo mortal como el de Alec Baldwin en España?

El productor ejecutivo de 'Servir y proteger' y el responsable de una armería que trabaja en series y películas explican el protocolo y las medidas de seguridad

Luisa Martín, en una imagen de ’Servir y proteger’.

A raíz del fatal accidente en el rodaje en Nuevo México de la película 'Rust', cuando se le dio a Alec Baldwin un arma supuestamente descargada pero que se disparó provocando la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins y heridas al director, se ha generado un debate acerca de los protocolos de seguridad durante la grabación de series y largometrajes. ¿Cómo es posible que cada cierto tiempo se produzcan en EEUU casos similares, como la también famosa muerte de Brandon Lee? ¿Y podría ocurrir algo parecido en España?

Expertos como Alfonso Ruiz de Castro aseguran que no, básicamente porque la ley no permite llevar armamento y munición reales a un rodaje. "Aquí está prohibido que cualquier arma que se use pueda tener la capacidad de propulsar un proyectil", afirma el responsable de la empresa de efectos especiales Soldiers Atrezzo, que ha facilitado este tipo de material en producciones como 'La casa de papel', 'La unidad', 'Sky rojo', 'Los hombres de Paco' y 'Mientras dure la guerra'.

Distancia de seguridad

Como mucho, señala que el accidente puede producirse por un fogonazo a corta distancia. "El cañón está obturado, el casquillo no tiene proyectil pero sí un pistón que cuando se pica incendia la pólvora y eso produce un fogonazo". Pero para evitar cualquier tipo de lesiones se hacen pruebas previas. "Normalmente coges un folio y vas disparando a diferentes distancias para ver lo que produce en la hoja. Un fogonazo a un palmo de distancia de la carne quema, porque lo que sale propulsado es la pólvora incandescente", advierte. Por eso tiene tanta importancia la distancia de seguridad, "que se sigue a rajatabla". "Cuando un actor tiene que disparar a otro el maestro armero tiene que señalar esa medida y, sobre todo, hacia dónde se dispara. La distancia depende de la carga que se mete" en el arma, comenta.

Emilio A. Pina, productor ejecutivo de series como 'Servir y proteger' y 'Desaparecidos', coincide con De Castro en que algo como lo que ocurrió en la película de Baldwin no podría producirse aquí, donde la normativa de uso de armas en filmaciones se recoge en el Reglamento de Armas aprobado en 1993, en especial en su artículo 153 modificado en noviembre de 2020. "En España rodamos con armas inutilizadas [que fueron reales pero que ahora tienen el cañón obstruido] o armas detonadoras [de fogueo], jamás utilizamos armas o munición real, salvo para figurar... Y esto, desde hace un año con la nueva normativa, tampoco, ya que las armas reales ahora mismo no se pueden usar ni para ese fin", indica. En 'Servir y proteger', por ejemplo, utilizan maquetas [armas simuladas o también llamadas de atrezo] y solo recurren a las detonadoras en escenas muy concretas, donde siempre tiene que estar presente el maestro armero. La tecnología digital es la que se encarga luego de darle la veracidad necesaria a la secuencia.

Permiso de la Delegación del Gobierno

Con la munición también hay muchas restricciones. "En España y en gran parte del mundo es imposible que haya munición real en un rodaje. Que yo sepa, solo hay tres países que lo permitan: EEUU, Francia y el Reino Unido", explica Pina. "El protocolo para llevar un arma a un rodaje en España es muy largo", asegura De Castro. "Tenemos que enviar una serie de documentación como la autorización de la armería y de las armas e indicar el maestro armero que va a acudir y en qué fechas", enumera. La productora se encarga luego de trasladar toda esa información a la Guardia Civil, aunque quien da el permiso definitivo es la Delegación del Gobierno.

El día del rodaje, las armas están bajo la responsabilidad del maestro armero, "que solo se la da al actor cuando va a grabar la escena, y siempre lo hace recordándole las instrucciones". "No se quedan armas en el set antes o después del momento de usarlas y, por supuesto, están siempre supervisadas por este profesional. Los actores y los miembros del equipo jamás pueden manipularlas en los descansos o en otros momentos", subraya Pina, aludiendo a las hipótesis que se barajan en el caso del rodaje de Baldwin.

De Castro apunta a un "cúmulo de despropósitos" en ese accidente y recuerda que, en España, incluso "tienes que ir a un polígono que disponga de medidas de seguridad para disparar con un arma, aunque tengas licencia", así que eso de hacer prácticas de tiro en cualquier bosque podría salir muy caro. "La norma básica cuando trabajas con armas es que tienes que comprobar su estado y revisar la munición. ¿Cómo pudo aparecer munición real allí?", se pregunta, incidiendo en uno de los interrogantes que lleva investigando la policía de EEUU desde el pasado viernes.

Compartir el artículo

stats