Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cita cinéfila

Festival de San Sebastián: las 10 películas clave de la 69ª edición

Repasamos aquí una decena de los títulos más destacados de entre la sección oficial a competición del festival donostiarra, que se celebra entre el 17 y el 25 de septiembre

Fotogramas de 'El buen patrón', 'La abuela' y 'Un segundo'.

Fotogramas de 'El buen patrón', 'La abuela' y 'Un segundo'.

En la lista de ficciones que aspiran a hacerse un hueco en el palmarés de la 69ª edición del Festival de Cine de San Sebastián, que celebrará su ceremonia de inauguración dentro de unas horas, figuran autores que son viejos conocidos del certamen, talentos en espera de ser descubiertos y algunas de las películas españolas más esperadas de la temporada. Estos son algunos de los títulos más destacados de la competición.  

1. 'Un segundo', de Zhang Yimou

Inicialmente, la película que esta noche inaugura el festival iba a presentarse hace dos años en la Berlinale, pero fue retirada de la programación del certamen pocos días antes de su estreno porque, al parecer, los censores chinos no se sentían cómodos con el retrato que en ella se hacía de Revolución Cultural. Su director, Zhang Yimou, se vio obligado a rodar nuevas escenas y modificar el montaje final para obtener el vistobueno de su gobierno. Historia de un hombre que escapa de un campo de trabajo para asistir a la proyección pública de un noticiero en el que su hija aparece brevemente, la película ha sido definida por Zhang como su “carta de amor al cine”.

2. 'El buen patrón', de Fernando León de Aranoa

Han pasado casi veinte años desde que Fernando León de Aranoa y Javier Bardem rodaran juntos ‘Los lunes al sol’. Ahora vuelven a reunirse tras ‘Loving Pablo’ en ‘El buen patrón’, una sátira sobre las relaciones de poder en el entorno laboral hecha a medida del genio desbordante del intérprete. Una película sobre las nociones de justicia y equilibrio en una fábrica de balanzas en la que el empresario encarnado por Bardem se encarga de trampear los pesos para que todo parezca simétrico y armónico, a pesar de que su vida se tambalee por diferentes frentes, de lo personal a lo profesional. Comedia negra y vitriólica, a veces incómoda, otras incisiva sobre las relaciones humanas en un presente convulso. 

3. 'Benediction', de Terence Davies

Fotograma de 'Benediction', de Terence Davies.

Tras recordar la figura de la poetisa Emily Dickinson en ‘Historia de una pasión’ (2016), el maestro Terence Davies traza un suntuoso retrato del poeta inglés Siegfried Sassoon que, a la vez, es la primera película en la que el cineasta retrata explícitamente el amor y el deseo carnal entre hombres. Estructurada como casi todo su cine previo a partir de asociaciones libres de recuerdos, ‘Benediction’ usa la experiencia de Sassoon en la Primera Guerra Mundial para reflexionar acerca del heroísmo, la pérdida y el trauma al tiempo que resume su vida posterior al conflicto a través de una colección de romances tormentosos y dudas sobre su propia identidad sexual y su integridad artística. 

4. 'Maixabel', de Icíar Bollaín

Las heridas del conflicto vasco vuelven a ponerse de manifiesto tras ‘Patria’ en esta película de Icíar Bollaín que se centra en los encuentros que se produjeron entre etarras arrepentidos y víctimas del terrorismo a través de la figura de la viuda de Juan Mari Jaúregui, Maixabel Lasa. Una película complejísima a la hora de establecer un diálogo entre los personajes antagónicos que interpretan Blanca Portillo y Luis Tosar. ‘Maixabel’ trata con sobriedad, delicadeza y honestidad temas como el perdón, el dolor, la culpa o la empatía. Es de esas películas en la que el tema que aborda se convierte en el verdadero protagonista, aunque todos los elementos que la conforman contribuyen a completar su aura de título necesario. 

5. 'Earwig', de Lucile Hadzihalilovic

Quienes han visto sus películas previas, ‘Innocence’ (2004) y ‘Evolution’ (2015), ya saben que el de Lucile Hadzihalilovic es un cine que intriga y perturba sin necesidad de ajustarse a las convenciones del ‘thriller’. La francesa crea mundos tan extraños como inquietantemente hermosos, y el que ‘Earwig’ propone no es una excepción: en un sombrío apartamento de mediados del siglo pasado, un hombre se dedica a cuidar a una niña de 10 años y, en concreto, a cambiarle regularmente una dentadura postiza fabricada con saliva congelada. Nada de lo que sucede es fácilmente explicable pero, considerando la carga atmosférica de la que Hadzihalilovic dota cada uno de sus pictóricos planos, poco importa.

6. 'Distancia de rescate', de Claudia Llosa

Fotograma de 'Distancia de rescate', de Claudia Llosa.

Claudia Llosa adapta la novela de la argentina Samantha Schweblin del mismo título, una inquietante inmersión en los miedos que provoca la maternidad a través de un relato telúrico y misterioso en el que la naturaleza adquiere una importancia fundamental. La directora logra capturar el hipnotismo de la prosa en la que se basa, creando un espacio a medio camino entre el cuento macabro y la fábula rural de ecoterror. María Valverde y Dolores Fonzi protagonizan esta película sobre la fatalidad en un entorno tan hermoso como hostil en la que la sugestión, la sugerencia y la importancia de los detalles se convierten en elementos fundamentales en un relato que transcurre entre la vida y la muerte. 

7. 'Arthur Rambo', de Laurent Cantet

Fotograma de 'Arthur Rambo', de Laurent Cantet.

Laurent Cantet ha hecho carrera narrando historias humanas complejas que revelan el funcionamiento interno de instituciones como el mundo laboral -en ‘Recursos Humanos’ (1999) y ‘El empleo del tiempo’ (2001)- o la educación -en ‘La clase’ (2008), Palma de Oro en Cannes, y ‘El taller de escritura’ (2017)-. Ahora el francés reflexiona sobre las redes sociales y la cultura de la cancelación a través de la historia de un joven escritor de origen magrebí que, en plena promoción de su nuevo y exitoso libro, asiste al desmoronamiento repentino de su carrera tras la salida a la luz de unos tuits homófobos y antisemitas que escribió años atrás escondido tras un seudónimo.

8. 'La abuela', de Paco Plaza

Después del thriller ‘Quien a hierro mata’, Paco Plaza vuelve a introducirse en los territorios del terror puro acompañado en el guion por Carlos Vermut. ‘La abuela’ es un cuento sobre el miedo a envejecer y la obsesión por la belleza y la juventud en nuestra sociedad que se basa en la relación entre una anciana que ha quedado impedida (Vera Vélez) y su nieta (Almudena Amor) que deja su carrera profesional como modelo para cuidarla. Como ocurría en ‘Verónica’, la casa en la que transcurre la acción se convierte en un elemento más a la hora de crear tensión atmosférica, así como los elementos pop que sirven para ir construyendo la historia a partir de recuerdos de un pasado terrible que poco a poco se irá desvelando.

9. 'Los ojos de Tammy Faye', de Michael Showalter

Junto a su marido, Jim Bakker, la excéntrica telepredicadora evangelista y cantante Tammy Faye Bakker construyó un imperio millonario. Pero en 1989, después de que él fuera condenado por defraudar a sus espectadores y sus donantes, adquirió una infame celebridad en buena medida a causa de sus cuestionables elecciones en términos de vestuario y maquillaje, que la convirtieron en objeto de burla en ‘talk shows’ y parte de la membresía menos ilustre de la cultura pop. Basada en el documental homónimo estrenado en 2000, la nueva película de Michael Showalter (‘La gran enfermedad del amor’) trata de humanizar su figura. El trabajo que Jessica Chastain ofrece en su piel dará mucho de qué hablar. 

10. ‘Quién lo impide', de Jonás Trueba

Fotograma de 'Quién lo impide', de Jonás Trueba.

Jonás Trueba estuvo durante varios años rodando junto a un grupo de adolescentes con la intención de acercarse a sus sueños, a sus inquietudes, sus fortalezas y debilidades. El resultado es un experimento de 220 minutos en el que asistimos a la evolución de una serie de personajes durante todo su proceso de crecimiento hasta su entrada en la edad adulta. El director intenta acercarnos mediante su cámara a una generación que tiene muchas cosas que contar y que mantiene inédito su espíritu de lucha por un futuro mejor. A lo largo del metraje asistimos a partes de documental puro y otras de naturaleza ficcional, una mezcla de géneros estimulante que incluye actuaciones musicales y zooms durante la pandemia.

Compartir el artículo

stats