Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Festival de cine

Un drama sobre el aborto sacude la Mostra de Venecia

'L'événement', de Audrey Diwan, eleva una firme candidatura al León de Oro

El equipo de 'L'evenement', con la directora Audrey Diwan la cuarta por la izquierda, en Venecia.

Para la prensa que acude a los festivales cinematográficos, elucubrar sobre las decisiones que tomará el jurado es una costumbre tan inevitable como en definitiva inútil; en nueve de cada diez ocasiones esas predicciones resultan tener más bien poco que ver con la realidad. Y, pese a ello, es muy tentador dar por hecho que ‘L’événement’, presentada este lunes a competición en la Mostra, ya figura entre los títulos favoritos de los jueces cara al palmarés.

Por varios motivos: es el tipo de película que agita conciencias y a la que se suele colgar la -por otra parte molesta- etiqueta de ‘cine necesario’; la firma una mujer, Audrey Diwan, y aunque en un mundo justo la cuestión de género no debería ser un criterio a la hora de repartir premios, está bien que lo sea en uno que durante tanto tiempo ha vetado a las directoras de competiciones como este festival; y es una película estupenda, tanto por su rigor formal y narrativo como por su capacidad para provocarnos un nudo en la garganta.

Transcurre en Francia en una época, principios de los años 60, en la que abortar allí -como en tantas otras partes- era ilegal incluso durante las primeras etapas de la gestación. Durante una visita al ginecólogo, su joven protagonista descubre que está embarazada, y lo que viene después es su desesperada búsqueda de una solución para dejar de estarlo lo antes posible. La cámara de Diwan permanece pegada al personaje mientras mantiene una batalla con su propio cuerpo, se siente cada vez más aislada del entorno pero también más escrutada por él y se aferra a las clandestinas muestras de sororidad como si le fuera la vida en ello. De hecho, le va en ello.

Por su eficacia a la hora de adentrarnos en la psicología de la muchacha ‘L’événement’ trae a la mente otro -magnífico- drama reciente centrado en el asunto, ‘Nunca, casi nunca, a veces, siempre’ (2020), y la angustia visceral que genera en el espectador la asemeja a ‘4 meses, 3 semanas, 2 días’ (2007), quizá la más famosa de las ficciones sobre el aborto. Por supuesto, parte de ese contundente impacto dramático tiene que ver con que, pese a estar ambientada cinco décadas atrás, y considerando el auge de la ultraderecha y las asociaciones provida alrededor del mundo, la nueva película puede funcionar también como advertencia frente al futuro.

Padre e hijo

Tampoco el otro título presentado el lunes a concurso es precisamente el tipo de película que te alegra el día. Segundo largometraje del venezolano Lorenzo Vigas -que ganó el León de Oro gracias al primero, ‘Desde allá’ (2015)-, ‘La caja’ transcurre en el estado mexicano de Chihuahua, uno de los lugares con mayor índice de asesinatos y desapariciones y mayor número de fosas comunes del mundo. Mientras retrata a un adolescente desesperado por conseguir el amor de su padre, un tipo carismático y monstruoso que funciona como metáfora de tantos líderes latinoamericanos, la película desarrolla un muestrario de todo lo malo que hay en México: corrupción, crímenes, pobreza, racismo, abusos de clase, feminicidios y explotación laboral, entre otras miserias. Vigas contempla la porquería con una austeridad dramática y una falta de tremendismo admirables, pero eso no impide que ‘La caja’ sea el tipo de película de la que se sale con ganas de darse una ducha.

Compartir el artículo

stats