Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Blanco Palamera Grupo de música

“Reinterpretamos las canciones para que los conciertos sean únicos”

La banda de origen compostelano arranca hoy su gira española en la viguesa Fábrica de Chocolate a las 21.30 horas

Los músicos de Blanco Palamera. | // SHARON LÓPEZ

Los integrantes de la banda compostelana Blanco Palamera han conseguido crear un disco sin parangón en la escena gallega. Se llama INTIMIDADE –en mayúsculas– y en ese ambiente reservado, Manu y Xoán, invitan al oyente a que les acompañe en un viaje, casi de trance, donde el cuidado por los detalles sonoros y la libertad creativa lo impregna todo. Hoy arrancan su gira en la viguesa Fábrica de Chocolate a las 21.30 horas.

–¿Es mi impresión o no hay muchos antecedentes en Galicia como este segundo disco que acaban de publicar?

–Creo que, en el fondo, no hay antecedentes en ningún lado. Sin prepotencia, vaya. Cada vez estamos consiguiendo que nuestro trabajo sea más personal y recoja las influencias que Xoán y yo llevamos absorbiendo desde hace diez años, que es el tiempo que llevamos tocando juntos. Se dice pronto. Nuestra formación musical la hemos recibido juntos. Todo este trabajo que hemos realizado para este disco y también para el anterior es el resultado de todos esos estímulos e influencias que hemos ido recibiendo. Y el siguiente creo que lo será más aún. Estamos en el camino de conseguir una máxima expresión de lo que somos realmente. Lograr ser sinceros con nosotros mismos, que es algo que nos encanta y, desde luego, buscamos.

–Creo que esa honestidad también se la transmiten a su público porque el álbum parece que está funcionando.

–La gente es consciente de que lo estamos haciendo con sinceridad. Aunque no llegamos a un público masivo, al que sí llegamos nos transmite eso. Siempre nos demuestran que entienden desde donde estamos haciendo esta música. Es una relación muy sincera la que tenemos con ellos y ellas. Es lo que fundamenta que sigamos trabajando de esta manera.

–¿Cómo fue el proceso de creación? Desde fuera parece que ha habido bastante libertad, más incluso que en el primer disco.

–Creo que sí. Xoán y yo empezamos tocando en los locales de San Lázaro, en Santiago de Compostela, que son públicos. Venimos de ahí. De hacer ruido punk con guitarra y batería. Hemos querido mantener eso siempre, lo que pasa es que, en estos últimos años, nos tuvimos que encerrar un poco más, también con la pandemia. También nos pasó en el primer disco, que no teníamos ni donde tocar. Al final hemos tenido que estar componiendo en el ordenador y tratar de que esa humanidad que teníamos tocando se trasladase a la producción. Trabajamos de esa manera, cogiendo lo mejor de los dos mundos. Hoy en día, mucha de la música que escuchamos se hace desde el ordenador. Entonces, el toque humano hay que dárselo desde otro lado. Trabajamos de esa manera. Y en concreto como para este disco tuvimos que estar encerrados en casa, muchas de las canciones salieron de estar encerrados en un cuarto con un micrófono y un ordenador. Más como se podría entender el hip hop ahora. En definitiva, diría que fue un proceso orgánico, muy loco y, sobre todo, divertidísimo.

–Se escucha mucho cuidado en los detalles del ambiente sonoro, imagino que han tardado bastante en componer y grabar.

–Sí, en realidad hay alguna canción que ya debe tener cuatro años. El disco como tal lo tuvimos hace algo más de dos años. La pandemia retrasó el estreno.

–Creo que se puede decir que este álbum tiene bastante de trance, ¿no? ¿Era premeditado? ¿O como dice fue un proceso orgánico?

–Siempre nos ha gustado eso de la música, el poder evadirnos. Poder viajar a otros lugares, que sea un escape de tu vida. Muchas veces en ese escape también está conectada la realidad que estás viviendo. Nos interesa mucho investigar ese componente espiritual de la música con el que además conectamos con la gente. Nos alucina esto.

–Llevan años viviendo en Madrid, pero empiezan la gira en Vigo. ¿Siguen muy vinculados a Galicia?

–Sí que lo estamos. Siempre que podemos, nos escapamos para allí. Nuestras familias y muchos amigos están ahí. Aunque también es verdad que en Madrid hay una gran piña de gallegos. Es como juntar

–¿Cómo han planteado el directo de este viernes? ¿Qué vamos a ver?

–Pues en directo contamos con dos músicos más que son Manu Blanco y Xoán Domínguez Intentamos que las canciones aporten algo más de que cuando fueron grabadas. Crear un espacio para la reinterpretación de cada canción y que cada reinterpretación sea única. Por eso llevamos una banda más grande. Para que podamos improvisar y crear cosas diferentes. Nos atrae mucho esa idea.

Compartir el artículo

stats