Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo calienta motores para quemar la pista de baile

Lorena López, ayer, delante del cartel de Vigo Porté. | // MARTA G. BREA ágatha de santos

Empieza la cuenta atrás para el Evento Internacional de Disciplinas de Baile Vigo Porté y los nervios están a flor de piel. Es el décimo aniversario y todo tiene que salir perfecto. Lorena López, la madre de esta criatura que ya ha asociado el nombre de Vigo al de la danza, no se conforma con menos. Es, confiesa, una fanática del control. Tiene que sentir que, aunque pueda surgir un imprevisto, siempre habrá un margen de maniobra para reconducir la situación. Quince personas del evento y cerca de 40 externas se encargarán de que así sea. No sabe, dice, hacer las cosas de otra manera y menos aún cuando se trata de Vigo Porté, una aventura que emprendió hace ya diez años, los mismos que tiene el Auditorio Mar de Vigo, donde este próximo fin de semana –29 y 30 de abril y 1 de mayo– se darán cita cerca de mil bailarines de academias de Galicia y otras comunidades para darlo todo sobre el escenario.

No ha sido, asegura, una travesía sencilla. Mantener un evento cuya organización tiene un presupuesto de algo más de 150.000 euros puede dar muchos quebraderos de cabeza. “Sin la ayuda del Xacobeo 21.22, que ya nos apoyó en la anterior edición, y la implicación personal de Marta Fernández-Tapias [delegada de la Xunta en Vigo] esta edición no habría sido posible”, afirma esta organizadora de eventos enamorada de la danza. Desde hace algún tiempo Málaga y Madrid la rondan, aunque, de momento, los ha rechazado. “Nació con el Auditorio Mar de Vigo y si tiene que morir, morirá ahí”, sostiene.

Aunque afirma que tras esta décima edición sopesará su futuro, ahora su principal prioridad es la cita de este fin de semana, en la que el certamen volverá a ser fiel a su esencia: buscar la mejor coreografía. Quien se acerque hasta el auditorio pensando que va a ver una gala de fin de curso no podrá llevarse una mayor sorpresa. “Vigo Porté es, ante todo, espectáculo”, asegura López.

Habrá números de tango, baile latino, danza gallega, ballet clásico, musicales, flamenco, hip-hop... todo aderezado con la maestría que solo puede dar la pasión por lo que se hace. El parón que supuso la pandemia, que obligó a mantener cerradas las academias durante muchos meses, no ha hecho mella en la calidad. “Había, además, muchas ganas de subir al escenario. El jurado lo va a tener muy complicado este año para elegir a los ganadores de los distintos premios”, asegura.

Casi mil bailarines se disputan este fin de semana el Premio Vigo Porté en la décima edición del evento

decoration

Esta responsabilidad recaerá en algunos de los máximos representantes del mundo de la danza en España, entre los que se encuentran Alfonso & Mónica, Angel Lara, Arantxa Carmona, Christian Sánchez, Cristian & Mario, David Campos, Evelyn La Negra, Juan Polo y Xisco Feijoo, liderados, un año más, por el coreógrafo y bailarín Poty Castillo, que también ejercerá de maestro de ceremonias. Es sobradamente conocida la predilección que siente el artista por este certamen, al que no ha faltado desde que, en su tercera edición, aceptó capitanear al jurado.

López no barre para casa cuando dice que Galicia, y en especial Vigo, tiene unas excelentes academias de baile. El coreógrafo cántabro lo corrobora allí donde se lo preguntan. “De aquí han salido muchos bailarines y hay mucha cantera. Vigo tendría que tener un conservatorio profesional de danza”, opina López.

"Vigo Porté es, ante todo, espectáculo"

Lorena López - Directora

decoration

Vigo Porté echó a andar un 29 de abril, Día Internacional de la Danza, hace diez años, como clases magistrales y con un modesto concurso como actividad externa. Algo más de cien bailarines congregó esa primera edición. Al año siguiente ya se inscribieron más del doble, un ritmo exponencial que se mantuvo año tras año hasta convertir la competición en el corazón de Vigo Porté. En esta edición podrán verse 250 coreografías y se repartirán 132 premios. Por primera vez se entregarán dos bloques de premios en función del número de participantes –solos, dúos y tríos; y grupos– en cada disciplina –clásica, folklore, fusión, lírica, musicales & bandas sonoras y urbana– de cada categoría –mini (entre 2 y 11 años), infantil (12-14), junior (15-17) y absoluta (la media de edad de los componentes ha de superar los 18 años)–, dos pases de gala por categoría y dos mejores coreografías de cada categoría, de las que saldrá, en la gala del domingo, el Premio Especial Vigo Porté a la Mejor Coreografía, dotado con 1.000 euros y trofeo. Además, el certamen ha editado unas medallas especiales con motivo de este décimo aniversario, en el que también se otorgarán becas entre los participantes a las clases magistrales.

La gala del domingo contará con las actuaciones de Tanxugueiras y Xisco Feijoo. El fin de fiesta lo pondrán Broken Peach y Rodri Vegas. “La gala mostrará la esencia de Vigo Porté y el recorrido de estos diez años”, afirma López, que adelanta que también habrá un guiño a una película a la que este evento le debe su existencia: “Dirty Dance”, responsable de que López se enamorase de la danza con tan solo diez años.

Compartir el artículo

stats