La Navidad es la época para disfrutar de la familia y los amigos. Dedicarles tiempo de calidad y alargar las sobremesas durante horas en las que el turrón, los polvorones y el champán acompañan a las confesiones, cotilleos y muchas risas. No nos hace falta nada más. Después de las comidas o cenas buscamos esos ratos para pasarlos en buena compañía y, muchas veces, los juegos suelen ser una muy buena opción para pasar un rato entretenido.

Si este año quieres escapar de los míticos juegos de mesa y quieres ofrecerle a tus invitados un plan más original, aquí tienes unas cuentas ideas para organizar una velada original y de lo más divertida.

Preguntas para intercambiar anécdotas

Estas fechas son momentos perfectos para descubrir un poco más de nuestros familiares e intercambiar anécdotas entre mayores y pequeños a través del juego y este es el perfecto para ello.

El planteamiento consiste en que cada uno escriba en varios papelitos unas preguntas. Por ejemplo: ¿cuál ha sido tu momento más vergonzoso?, ¿una anécdota para llorar de risa? Y un largo etcétera de cuestiones. El recorrido de las preguntas puede ser el que cada uno quiera y se le ocurra, pero te recomendamos pactarlo un poco antes para que no sea demasiado disperso. Luego, solo tienes que juntar todos los papelitos e ir sacando aleatoriamente. Pregunta que saques, ¡pregunta que te tocará contestar! 

¿Qué es peor? 

Inventar situaciones extremas en las que imaginarte y tener que elegir entre dos opciones es algo realmente divertido, así que este es un gran juego para pasarlo bien en los días de Navidad. Por ejemplo: "¿qué es peor: no poder celebrar nunca la Navidad ni ver a tu familia o tener que aguantar a tu suegra todos los días viviendo contigo durante toda la vida?" Podéis organizar el juego para tener que contestar todos o para que solo tenga que contestar la persona a la que le toque.

¿Qué contestarías en su lugar?

Es una variante del juego de las anécdotas pero en este existe la posibilidad del rebote. Es decir, una persona hace la pregunta a otra. Y esta última decide a quién mandársela de rebote. Así que será una tercera persona la que conteste a esa primera pregunta. Esto hará que cada vez más las cuestiones vayan subiendo en complicación y tono.

Adivina la película

Otro clásico que nunca falla. Hacer varios equipos para imitar películas y adivinarlas será entretenido y os dejará muchas anécdotas.

1, 2, 3. Responda otra vez

Para pasar un rato divertido estrujándote los sesos podéis organizar un concurso 1, 2, 3. Es decir, en varios papeles escribís categorías como: marcas de coches, móviles, ropa... Formas de defenderse de un atraco, no ir a trabajar.. Y todas las locuras que se os puedan ocurrir. Iréis sacando papeles y habrá que ir enumerando hasta que uno falle. Para hacerlo aún un poco más interesante podéis "castigar" a aquel que falle con alguna prueba. 

El mítico furor

Necesitarás muchas ganas de cantar y dos equipos. Lo demás, ya sabes que vendrá solo. La persona que haga de organizador o presentador pensará una palabra, color o nombre propio y los equipos tendrán que ir cantando canciones que la contengan de forma alternativa. El primero que se quede sin ideas ¡pierde! Podéis ir perdiendo puntos o hacerlo más divertido para los perdedores: pegarse celo, pintarse algo en la cara, ponerse ropa de abrigo...

El detector de mentiras

A la persona a la que le toque hablar se le dará un tema, como por ejemplo cama, cuñado, trabajo... Él o ella tendrá que contar una historia que tenga que ver con este tema. La gracia del juego es que sea una historia un poco surrealista, por lo que la gente de tu alrededor no sabrá si es verdad o no lo que estás contando. Al final de la historia los demás se posicionarán: habrá quienes digan que es mentira y otros que digan que es verdad. Si la mayoría de personas dicen que es verdad y la realidad es que es una mentira, ¡habrás ganado!

Organiza una gymkana de la Navidad 

No te llevará mucho tiempo ni necesitaras mucho material para prepararlo y además lo pasaréis genial. Algunas pruebas que puedes hacer son las siguientes:

- Water bottle challenge: consiste en tirar la botella de agua al aire, hacerla girar y que caiga de pie encima de la mesa. 

- La prueba de la corbata: busca una pareja y con ayuda de una sola mano intenta atar el nudo de la corbata de tu compañero. 

- El juego de la galleta: agarra una galleta, póntela en la ceja y haz que baje por la cara hasta la boca. Eso sí, sin ayuda de tus manos.

- Cuestión de pasta: solo necesitas un espagueti en la boca y 5 macarrones por persona. Los macarrones estarán puestos al borde de la mesa, y con el espagueti en la boca deberás intentar cogerlos sin utilizar las manos ante cualquier otra persona. Pero lo más divertido será que jugando entre adultos no habrá reglas ni límites, ¡todo vale! 

- Torre de tuercas: agarra un palillo chino y coloca 8 tuercas en él. Cuando el tiempo comience, sujeta el palillo y empieza a colocar una tuerca encima de otra, de forma vertical. El que termine la torre sin tirarla, ¡ganará!