El compositor gallego Nico Casal es el autor de la banda sonora de la serie “Maricón perdido”, escrita y creada por Bob Pop, que desembarca el sábado en el Festival de Málaga y que se estrenará en TNT el 18 de junio. Es una ficción inspirada en la vida del escritor, bloguero y colaborador televisivo bajo la dirección de Alejandro Marín.

El protagonista es un chico de pueblo que trata de buscar una identidad propia y al que el espectador irá encontrando en diversas etapas de su vida: los años ochenta, cuando es un adolescente con sobrepeso y aficionado a los musicales; el periodo de descubrimiento durante su etapa de estudiante en Madrid, y finalmente el presente, donde el espectador lo encontrará convertido ya en escritor.

Para Nico Casal, crear la banda sonora de esta serie ha sido una gran experiencia. “Creo que es el proyecto más difícil e interesante que he hecho hasta la fecha. Al final tuve que componer 60 bloques de música, algunos con piano, cello y clarinete, otros electrónicos, otros rockeros... incluso he tenido que componer varias canciones con voz, primera vez que me enfrentaba a un reto así”, explica Casal.

Otro reto fue componer dos motivos musicales que acompañen al desarrollo de los personajes de Bob Pop y su madre a lo largo de la serie. En el caso del personaje de Bob este motivo musical representa al Bob adolescente, marcando su inocencia, su curiosidad por la vida y su deseo de conocerse a sí mismo. Para la madre el compositor creó un motivo más histriónico, repetitivo, un poco más loco y con el clarinete como instrumento principal. Todo ello de manera muy sutil con el objetivo de aportar coherencia a la narración musical de la serie.

Después de vivir 6 años en Londres, a donde se mudó en 2011 a estudiar un máster sobre composición para cine en la City University, está de vuelta en Madrid. Durante sus años en Inglaterra trabajó para numerosos proyectos audiovisuales entre los que destacan “Stutterer”, ganador del premio Oscar a Mejor Cortometraje en 2016, y la película “La Enfermedad del Domingo”, de Ramón Salazar, la cual le valió una nominación a los Premios Feroz a mejor banda sonora.