Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

araceli gonda | Guionista de “Hierro” y de la película “Cuñados”

“La realidad supera la ficción pero hay cosas de la vida que no colarían en guion”

“’Cuñados’ es un filme sobre qué estarías dispuesto a hacer para no perder a tu familia”

“La realidad supera la ficción pero hay cosas de la vida que no colarían en guion”

Araceli Gonda (Gondomar, 1976) se define como un “animal” con el “defecto” de “tender a la comedia de forma natural”. Guionista de series como “Padre Casares” o “Hierro” llega este fin de semana con el guion de la comedia “Cuñados” a más de 120 salas españolas. ¿Se imaginan a Touriñán (“Fariña”) secuestrando en Ourense a Federico Pérez (“Padre Casares”, “Trote”) con Miguel de Lira (“Mareas Vivas”, “Vivir sin permiso”) de cómplice? Para conocer motivo y desenlace deberán ver “Cuñados”, donde –prometido– no pararán de reír.

–Este filme respira humor gallego. ¿Se entenderá allende la frontera?

–Yo tenía dudas al principio de si se entendería tanto en Galicia como fuera, pero está siendo muy bien recibida, para mi sorpresa. Críticos y periodistas dicen que les mola el humor y que está muy bien.

–¿Cuándo empezaron a decantar esta historia?

–Empezó allá por 2016 un día que los tres actores principales (Miguel de Lira, Touriñán y Federico) hablaron con la productora pidiendo hacer algo juntos porque les estaba gustando lo que hacía Portocabo. Esta nos llamó a Jorge y Pepe Coira y a mí y nos pidió plantear ideas. Con estos tres actores como punto de partida, quedaba claro que tenía que ser una comedia. Desde un principio, también nos molaba la idea de jugar con la familia y de hablar de gente normal metida a delincuente por circunstancias extraordinarias para a partir de ahí el desastre. Después, Pepe y Jorge se liaron más con otros proyectos y yo seguí en este. En 2020, se reavivó todo. Fosco desde Portocabo dijo que nos poníamos con “Cuñados” y entró Ana Cermeño. Entre las dos replanteamos la historia y la centramos en Ourense.No obstante, desde el principio estaba clara la estructura: las peripecias de dos que después son tres metiéndose en un plan absurdo que se convierte en otro aún más absurdo.

–¿La selección de las localizaciones estaba clara?

–Galicia, vayas a donde vayas, puedes localizar mil historias. Una vez se decidió que la historia transcurriría en Ourense fueron saliendo de manera natural las localizaciones y las características de la historia. En seguida salió vino, baloncesto, balneario. Después intentamos meterlo todo de una forma organizada en la historia.

–¿Cuál es su sinopsis?

–Yo diría que es una película sobre la familia, la que te toca y la que eliges, y lo que estás dispuesto a hacer para no perderla., así como a veces, las situaciones absurdas a las que nos empuja la necesidad y como una mala decisión se puede convertir en una bola de nieve sin posibilidad de marcha atrás.

–-Supongo que se busca también que el público empatice con estos tres pobres diablos.

–¡Claro! A ver, es gente que está haciendo algo delictivo pero la idea es que la gente entienda por qué lo hacen. Cuando alguien hace algo malo, si quieres que caiga bien a la gente tienes que ponerle por encima a alguien que hace algo peor para que digas: “Bueno, ellos bien no lo han hecho pero otros aún lo hicieron peor”. La película trata de eso, de lo que llegas a hacer por la necesida y por el miedo a perder lo que tienes.

–Estudió periodismo en Santiago. De pequeña, ¿soñaba con ser periodista o cineasta?

–Yo, en realidad, no soñaba con nada de eso. Desde siempre, me gustó escribir. Reconozco que en octavo de EGB nos pusieron como tarea hacer un periódico de la escuela y vi que me gustaba. Pero también recuerdo no sé si en el primer o segundo día de clase en Periodismo, una profesora dijo que los que habían cogido la carrera para ser escritores se habían equivocado. Que el primer día te digan que te has equivocado de carrera... Pero después empecé a trabajar de periodista y lo pasé muy bien. Hice un curso de guion y ahí fue donde me di cuenta de qué era lo que me gustaba de verdad.

–¿Esta pandemia supera cualquier guion?

–Siempre pienso que la realidad supra la ficción y que hay cosas de la vida real que si las metes en un guion te dicen que no cuelan. La pandemia me da miedo a nivel guion. Como espectadora, lo que menos me apetece es ver historias sobre confinamiento. Quiero ver aire, gente corriendo por espacios abiertos, relacionándose entre sí, abrazándose, queriéndose.

“Escribir es imaginar otras vidas y disfrutar”

–En esta película es imposible no pensar en el guion. Es memorable el momento en el que De Lira le pregunta a Federico por qué se va a fiar de ellos si lo raptaron y él responde: “Porque me habéis dado el mejor bocadillo”. –Ese momento es uno de los momentos que más le llamó la atención al director. Es la frase de la película. Bueno, es maravilloso saber que vas a contar con estos tres actores. –Presentaba en la TVG y lo dejó para ser guionista. ¡Qué valiente! –Fue una valentía relativa. Estaba trabajando en la TVG y a raíz del curso de guion me empezaron a llegar propuestas de trabajo. Pasé unos años compaginando las dos cosas y hubo un momento en el que la situación se hizo insostenible. Me gustaba mucho más el guion pero era más incierto. Pero decidí arriesgarme y salió bien. –¿Le preguntaron en su casa si se había vuelto loca? –No me dijeron nada pero seguro que lo pensaron porque tenía un trabajo más o menos estable, estaba en pantalla... y lo dejaba por una profesión que alguna gente de mi familia no acaba de entender bien en qué consistía. –Para usted escribir es... –La oportunidad de imaginar otras vidas y disfrutar. –¿Cómo pasó el confinamiento? –Al principio, hacía coñas. Encerrarte en casa y no salir salvo para lo mínimo es el día a día del guionista. En eso, mi vida no cambió. En lo personal, mi madre estaba enferma y se vino a vivir conmigo. El confinamiento me permitió acompañarla en los últimos meses.

Compartir el artículo

stats