Si algo ha enseñado –y obligado– el COVID-19 es a readaptarse para intentar sobrevivir, y los artistas y los responsables de las salas de música lo saben muy bien. Ahora no se va a los conciertos a soltar adrenalina en la pista, sino a escuchar sentados, lo que conlleva una nueva estrategia para quienes están sobre el escenario. En el caso de Tony Lomba & Elio dos Santos, el plan impuesto por el coronavirus para poder mantener su ya tradicional concierto de Navidad es tirar de las baladas de su vasto repertorio.

“El concierto va a ser bastante diferente para nosotros porque la gente va a estar sentada, atentísima a todo lo que hagamos en el escenario, cuando lo normal es que esté bailando. Sin embargo, esto también muy bien porque nos va a permitir tocar esas baladas para escuchar sentados y tranquilos”, explica el cantante vigués.

Tony Lomba & Elio dos Santos ofrecerán dos pases mañana de “Non Tour 2020”, a las 18.00 y a las 20.30 horas, en el Auditorio Municipal do Concello de Vigo, un evento organizado por La Fábrica de Chocolate. En principio, iba a ser una cita única, pero al agotarse las entradas, se decidió ofrecer una segunda cita vespertina, para la que aún se puede adquirir entrada a través de Ataquilla.com. Aun así, serán dos conciertos íntimos –75 personas en cada uno, como marcan las medidas de seguridad frente al COVID-19–. “Va a ser un poco raro actuar ante 75 personas cuando lo normal es hacerlo ante 500. Y habrá muchas ausencias, gente que hace una escapadita todos los años de Barcelona y de Valladolid para ir a este concierto, y de otras ciudades de Galicia también, que no podrán hacerlo por el cierre perimetral, pero aun así, vamos a dar el concierto”, explica el “showman”.

Cada pase durará hora y cuarto, en la que prometen música y diversión. A diferencia de otras actuaciones, no habrá cambios de vestuario ni los “speech” con los que Tony Lomba suele amenizar sus actuaciones. Será una hora y cuarto de música ligera para despedir un año que para la cultura ha sido especialmente duro.

“Estamos igual o peor que la restauración. Yo sigo pagando autónomos y no actúo”, afirma el cantante, quien reconoce que el concierto doble de mañana es una responsabilidad para ellos.

El tema “2020”, en el que el dúo hace un repaso, con mucha retranca, de este año de la pandemia, desde que nos decían: “Es una gripe, nada más”, pasando por el confinamiento, la desescalada, el regreso de los conciertos, “pequeñitos”, el movimiento negacionista, las teorías conspiranoides y la esperanza de la vacuna, para pedir al año, finalmente, que se vaya: “Maldito 2020, vete, vete... vai tomar polo c...”.