El paro en el percebe de Bueu se extiende hasta Navidad y el sector afronta un año en blanco

La Consellería do Mar y la bióloga de la cofradía recomiendan prolongar el cese extractivo, que expiraba el 30 de junio | Es la cuarta parada que se adopta desde el verano de 2022 y en esta ocasión no se prevé que sea remunerada

Reunión entre responsables de la Cofradía de Bueu y el sector percebeiro, hace unos días, en la sala de juntas de la lonja.   | // FDV

Reunión entre responsables de la Cofradía de Bueu y el sector percebeiro, hace unos días, en la sala de juntas de la lonja. | // FDV

El paro en el percebe de Bueu se prolongará hasta las puertas de las fiestas navideñas. Un cese de la actividad que significará que los percebeiros de la cofradía bueuesa permanecerán en el dique seco prácticamente todo el año 2024. La decisión se adoptó tras una reunión celebrada esta semana y en la que se pusieron sobre la mesa las conclusiones de los informes de la unidad de biología de la Consellería do Mar y de la propia asistencia técnica de la Cofradía, que desaconsejan la extracción del marisco porque sería “contraproducente”, tal como admite el patrón mayor bueués, José Manuel Rosas.

El sector del percebe permanece amarrado desde el 1 de abril, aunque en los meses previos la actividad fue mínima ya que como máximo salían al mar dos veces por semana y con topes de cuatro kilos diarios. El paro acordado con la Consellería do Mar comprende un periodo de tres meses –hasta el 30 de junio–, con la previsión de que a lo largo de junio se realizarían inspecciones en los bancos marisqueros de la isla de Ons para comprobar su estado. Esos muestreos dejan a las claras que retomar la actividad extractiva es inviable en estos momentos. “Ahora mismo se detecta que el recurso está ovado y los meses de julio y agosto son cruciales para el desove”, explica José Manuel Rosas. Por lo tanto el percebe afronta un periodo clave para determinar si es capaz de madurar y asegurar la viabilidad de las zonas de producción.

No es la única razón por la que se aconseja prolongar el paro en la extracción. “Los alevines de percebe necesitan otros de mayor tamaño para fijarse y crecer, por lo que si se retoma la actividad estaríamos sacrificando a esa cría que está empezando a crecer”, argumenta el patrón mayor de Bueu.

Percebeiros de Bueu trabajando en Cabo Udra justo antes del actual paro biológico.   | // FDV

Percebeiros de Bueu trabajando en Cabo Udra justo antes del actual paro biológico. / Fdv

Ante este panorama tan desolador la única opción viable es mantener el cierre en la actividad del percebe. De hecho, antes de acordarse el actual paro de tres meses la recomendación de la unidad de biología de zona de la Consellería do Mar era cesar la extracción durante al menos un año. Un plazo que al final casi se cumplirá en la práctica.

A lo largo de los próximos meses se seguirán realizando inspecciones periódicas en los bancos marisqueros de la isla de Ons para comprobar la evolución del recurso y valorar su estado. No obstante, el horizonte temporal que se marcan la Cofradía de Bueu y el propio sector percebeiro es la temporada navideña. Eso si hay suerte y la población se recupera lo suficiente.

El declive en la producción de percebe se viene detectando desde hace años, pero se agravó especialmente a partir de 2022. En ese ejercicio los percebeiros de Bueu optaron por detener la actividad por voluntad propia durante dos meses, entre septiembre y octubre, y sin solicitar ningún tipo de ayudas.

Ese parón se reveló insuficiente y a principios de 2023 desde la Cofradía de Bueu se negoció con la Consellería do Mar una parada remunerada para el sector, que se prolongó durante cuatro meses [entre abril y julio]. Ese cese tampoco tuvo los efectos deseados y la escasez de percebe sobre las rocas y “penedos” sigue siendo alarmante.

Para intentar proteger el recurso y ofrecer una salida a los percebeiros se decidió restringir todavía más la actividad antes de acordar un nuevo cierre. Durante los meses previos los percebeiros solo salían al mar un máximo de dos días a la semana y con un límite máximo de cuatro kilos. Un tope exiguo pero que ya costaba mucho alcanzar.

Hace unos días la Consellería do Mar publicaba en el Diario Oficial de Galicia (DOG) la orden de ayudas al sector para el paro de tres meses actualmente vigente, para el que se destinan 100.000 euros a través de dos líneas: 50.000 euros para armadores y otros 50.000 para tripulantes. Una parada remunerada que cuenta con financiación del Fondo Europeo Marítimo de Pesca y Acuicultura (Fempa).

El cese de actividad acordado esta semana será el cuarto en menos de dos años para el colectivo del percebe de Bueu y a diferencia de los dos anteriores esta vez, al menos de momento, no tendrá soporte económico por parte de la Consellería do Mar. Esto obligará a los profesionales a irse al paro o, aquellos que puedan, cambiar de arte de trabajo durante los próximos meses. La agrupación llegó a tener casi medio centenar de integrantes y en la actualidad está compuesta por apenas una quincena de personas.

Los percebeiros se ahogan: la falta de capturas los aboca a un nuevo paro

R. M.

José Manuel Rosas: “Es fundamental la parte científica, el sector ya no puede hacer más”

Si se cumplen las previsiones la agrupación del percebe de Bueu acumulará casi un año y medio de cierre desde el verano de 2022 hasta finales de 2024. Por eso desde la cofradía entienden que es fundamental un estudio científico sobre las causas de este declive y falta de fijación. “Es el momento de que la parte científica se moje y estudiar si estamos a tiempo de adoptar medidas correctoras. El sector está poniendo todo de su parte, es imposible que pueda hacer más”, sostiene José Manuel Rosas. “Necesitamos saber a qué nos enfrentamos y si tiene solución”, añade.

El patrón mayor de Bueu es también el presidente de la Federación Provincial de Confrarías de Pontevedra y reconoce que hay otros lugares en los que también se detecta la escasez del percebe, aunque no de una manera tan acentuada como en Bueu. “Hay una gran incertidumbre acerca de lo que está ocurriendo y del por qué”, al tiempo que echa mano del viejo dicho popular que reza “cuando veas las barbas del vecino cortar, pon las tuyas la remojar”.

Suscríbete para seguir leyendo