El rescate de una lancha en el paraíso de Ons

Recuperan una embarcación que encalló en las rocas tras soltarse de su amarre

La embarcación, encallada junto a unas rocas próximas a la playa de Melide.

La embarcación, encallada junto a unas rocas próximas a la playa de Melide. / FDV

Ons acogió ayer un pequeño operativo de rescate para recuperar una embarcación que quedó a la deriva y acabó encallando en las rocas tras soltarse del lugar donde estaba fondeada. Los propietarios tuvieron que recurrir a una empresa para retirar la lancha, ante los importantes daños de la misma.

Una embarcación fue rescatada ayer de las rocas en la isla de Ons después de haber quedado a la deriva y haber encallado en una zona próxima a la playa de Melide. El suceso se produjo durante la madrugada, cuando el barco se soltó de su amarre y, producto de las corrientes, fue desplazada hacia una zona escarpada del archipiélago, donde sufrió daños de consideración por el efecto del oleaje contra la costa.

La lancha encallada junto a las rocas cerca de la playa de Melide.   | // FDV

La lancha encallada junto a las rocas cerca de la playa de Melide. / P. N. Illas Atlánticas

Por la mañana se alertó a Salvamento Marítimo, que desplazó hasta el lugar a la lancha Salvamar Mirach, con base en Cangas. Sin embargo, esta no pudo proceder al rescate, ya que en una primera inspección se pudo comprobar que había daños estructurales y una vía de agua, lo que hacía muy peligrosa su retirada, con un evidente peligro de hundimiento si se movía de la zona donde había quedado varada.

La lancha, ya dentro del buque con grúa   | // P.N. ILLAS ATLÁNTICAS

La lancha, ya dentro del buque con grúa / P. N. Illas Atlánticas

Los propietarios contactaron posteriormente con una empresa especializada para intentar reflotar el buque para llevarlo a puerto. Fue durante la tarde de ayer cuando un buque grúa acudió a la zona para participar en los trabajos de reflotamiento. Junto al mismo otros dos barcos de pequeño tamaño colaboraron en las tareas, desplazando asimismo personal a tierra para supervisar los enganches.

Finalmente las tareas concluyeron con el izado de la lancha al buque grúa, que a continuación se dirigió a puerto, en donde el barco accidentado será sometido a una evaluación más minuciosa por parte del perito y a su posterior reparación.